web analytics

Carlos Briganti ‘El Reciclador’: “Plantamos árboles frutales comestibles en la Ciudad”

árboles frutales
MASAJE TAILANDES
Logo El Barrio PueyrredónEl proyecto liderado por el Colectivo El Reciclador promueve la plantación de árboles frutales que benefician con sombra, oxígeno y alimento a la ciudad más poblada de la Argentina. Ya germinaron más de 400 árboles principalmente de paltas, nísperos y moras (especies fuertes que no requieren cuidados especiales), e invitan a todxs lxs vecinxs a sumarse a la iniciativa.

Por Agustina Cavalanti

Una ventana, un vivero es, sin duda, la consigna que promulga el Colectivo “El Reciclador”, de la mano de Carlos Alberto Briganti, gran impulsor de las huertas agroecológicas en la Ciudad de Buenos Aires. Hace unos años, sumó una ‘pata’ más a su ambicioso proyecto: plantar árboles frutales que beneficien con sombra, oxígeno y alimento a todxs lxs vecinxs de la Capital Federal.

“Comencé de forma solitaria a germinar paltas y a plantarlas en distintos lugares, donde había un espacio que podía cuidar, plantaba. Ya tenemos más de 400 paltas, nísperos y moras distribuidas por la Ciudad”, contó a este medio Carlos Briganti, conocido como “el loco de la azotea”, promotor de prácticas para la producción de alimentos sanos, seguros y soberanos en veredas, balcones, patios y terrazas.

El plan “Frutas en la Ciudad” promueve la germinación de árboles, principalmente de paltas, nísperos y moras, especies fuertes que no requieren cuidados especiales, ni poda, ni cura y son de rápido crecimiento.

“También hay plantaciones de nueces pecán, higueras y limoneros. Cualquier árbol, pero siempre que sea comestible. Es tan pero tan fácil hacer un vivero, sea de nativas o de frutales. La higuera es muy prolífera, es muy fácil de replicar. Un alimento hermoso que debería estar en todas las veredas, en todas las plazas, sin embargo, no lo conocen, no lo entienden o no les importa”, aseguró el Reciclador.

Según indicó Carlos, desde la gestión porteña no hay voluntad política para incentivar la reproducción de árboles comestibles en la Ciudad de Buenos Aires. De hecho, denunció actos de vandalización. “Tenemos muchos problemas. En los espacios donde brindaba charlas llevaba para plantar paltas y los arrancaban. Desde la ciudad no hacen nada, hay plazas que están desnudas. Y no tiene vivero propio porque cree que hay que hacer una inversión muy grande”.

El Colectivo El Reciclador no pide permiso y planta. “Nosotros plantamos siempre y nunca vamos a terminar de plantar. Utilizamos muchas estrategias para que no lo vandalicen y en los espacios verdes, cuando viene el tractor con la cortadora de césped, utilizamos muchas tácticas interesantes que no las decimos porque cuando se aviven nos van a arrancar todos los árboles”, dijo.

Es una actividad abierta y gratuita a todxs lxs vecinxs donde lo único que deben hacer es comprometerse a cuidar los árboles. Hace unos días, integrantes del Colectivo realizaron una acción de voluntariado y trasplantaron 60 nísperos, que esperan que algún vecinx los adopte.

“Están en las casas de lxs compañerxs que los van cuidando, lo van trasplantando y cuando ya están bien fortalecidos, que tienen un metro, pasan directamente a los espacios verdes. En siete años el árbol da paltas a un costo de 100 pesos por palta, es una locura que tengamos que importar paltas teniendo gran cantidad de espacios, siendo uno de los ocho países más grandes del mundo. Es una verdadera vergüenza con el 92 por ciento de la población mundial ‘acuchada’ adentro de las ciudades y nosotros seguimos metiendo el plátano y el fresno y no nos avivamos de empezar a poner comida en serio”, enfatizó.

Desde el movimiento liderado por Briganti buscan fomentar la creación de corredores verdes de alimentos sanos y seguros en puntos estratégicos de plazas y parques, a la vera de las autopistas, de las rutas y de las vías del tren.

“La Ciudad de Buenos Aires está diseñada para gente opulenta, para gente rica, para los autos y no para lxs vecinxs. Nosotros queremos la vista al río, queremos los corredores verdes que están al costado de las vías, que sean de lxs vecinxs, que sean espacios verdes. Queremos que se transforme en una ciudad comestible, frutal, verde, con absorbente en todas esas enormes veredas de cemento”, afirmó.

Para cerrar, Carlos Briganti aseguró que debería modificarse la Ley porteña de Arbolado Público Urbano e incluir en la norma la habilitación para plantar árboles frutales.

“Hay vecinxs – expresó – que ya hace años vienen plantando todo tipo de frutales y nosotros creemos que ahora cuando se trate el Plan Maestro de Arbolado (una política del Gobierno de la Ciudad para planificar a diez años las tareas de arborización) tiene que haber un fortalecimiento de las plantaciones de árboles frutales. Estamos luchando y concientizando desde el Colectivo El Reciclador. Siempre se dice que faltan 400 mil árboles y nadie se hace cargo de plantarlos, nosotros creemos que esos 400 mil árboles deben ser comestibles, deben ser frutas para la ciudad”.

Facebook: https://www.facebook.com/frutasenlaciudad/