web analytics

Docentes, directivos y cooperadores a contra reloj para el regreso a las aulas

Vuelta a las aulas
Docentes, directivos y cooperadoras escolares de la Comuna 12 y 15 trabajan a contra reloj para acondicionar las escuelas. ¿Quiénes vuelven? ¿cuánto tiempo? ¿es obligatorio? ¿cómo se adecuarán las aulas? ¿y los baños? ¿qué pasará con el transporte?

Por Agustina Cavalanti

En los últimos días hubo un bombardeo de información sobre el regreso de lxs chicxs a las escuelas en la Ciudad de Buenos Aires: ‘es puro marketing’; ‘los edificios escolares no están en condiciones’; ‘Ciudad lanzó el Plan Primero a Escuela’; ‘comenzaron a testear a docentes y no docentes; ‘se confirmaron casos de Covid en escuelas porteñas’; ‘habrá paro’, etcétera, etcétera.

Lo cierto es que empezó la cuenta regresiva y con más dudas que certezas, madres y padres preparan la vuelta de sus hijxs a las clases presenciales. Por su parte, docentes, directivos y cooperadoras de las escuelas de la Ciudad de Buenos Aires trabajan a contra reloj para acondicionar los edificios.

El regreso. Según el protocolo estipulado por el Ministerio de Educación porteño, el próximo 17 de febrero vuelven lxs chicxs de 45 días a 5 años, los primeros tres grados del primario y de modalidad Especial y los primeros dos años del secundario. El 22 de febrero, lxs estudiantes de los últimos cuatro grados del primario y de la modalidad Especial. El 1 de marzo, lxs estudiantes de los tres últimos años del secundario y de los últimos cuatro años de escuela técnica. El 8 de marzo lxs estudiantes de la escuela de adultos. Y el 22 de marzo los terciarios y los institutos de formación profesional y de docentes.

Como la realidad de las instituciones escolares de Capital Federal es sumamente dispar, la gestión de Rodríguez Larreta dejó a criterio de cada equipo directivo la división de las “burbujas” según los espacios y la cantidad de estudiantes que tengan.

Por ejemplo, en la Escuela de Enseñanza Artística Musical “Juan Pedro Esnaola”, de la Comuna 12, se organizó el comienzo de primero y segundo año con asistencia en días alternados, no más de 4 horas por día (con barbijo permanente y distancia mínima de 1,5 metros), subdividiendo las divisiones en dos o tres, con asistencia – en el mismo día – en un sólo turno (porque la escuela tiene un turno para bachillerato y contraturno para música). Se limitará el espacio para usar solamente las aulas que tengan ventilación natural.

“Hubo poco tiempo para que lxs docentes se pudieran organizar desde el regreso a las escuelas”, dijo Daniel Ortiz, miembro de la Cooperadora del Esnaola, y delegado de la Asamblea de Cooperadoras de la Comuna 12.

En cambio, en la Escuela “Álvarez Thomas” (Comuna 15) organizaron turnos de asistencia sin subdividir los grupos. No utilizarán aulas sino los espacios de usos múltiples (como los pasillos). Lxs alumnxs deberán permanecer con tapabocas y tendrán 15 minutos para descansar y movilizar a otro sector de la escuela asignado, respetando las burbujas. Los baños serán sanitizados de manera permanente y, entre turnos, se higienizarán las instalaciones.

“La cooperadora continúa intervenida. No se hicieron obras, arreglos o adaptaciones en todo lo que es el edificio escolar. De hecho, hay pendientes de 2019 aulas que tienen las persianas rotas, están caídas y esas persianas no se pueden levantar, es decir, no tendrían la aireación correspondiente y necesaria para que lxs chicxs estén dentro de ella”, afirmó Guillermo Kechichian, expresidente de la Cooperadora del “Alva”.

Hasta el momento, recibieron alcohol, barbijos y máscaras para lxs docentes a cargo del primer ciclo. Aún esperan los elementos para lxs del segundo ciclo, que empiezan el 22. Al respecto, el Álvarez Thomas aclaró que “el inicio quedará supeditado a la entrega en tiempo y forma, por parte del Ministerio de Educación, de los elementos de protección e higiene requeridos”.

“La cantidad de auxiliares no alcanza para cubrir las necesidades ordinarias de la escuela en el quehacer diario. En esta situación de pandemia donde hay que optimizar y potenciar la limpieza y la frecuencia de la higiene de los lugares, seguramente no se va a dar a basto como ocurre habitualmente”, agregó Guillermo Kechichian.

¿Obligatoriedad?. La asistencia e inasistencia a clases representa otra gran preocupación en la comunidad de madres y padres: si mi hijx no va, ¿pierde el año o la vacante?. En la Escuela de Agronomía explicitaron que la asistencia será de carácter obligatoria y sólo quedarán exceptuados alumnxs que, por motivos de salud propios o que convivan con alguna persona que pertenezca a grupo de riego, no puedan asistir a la escuela. En cualquiera de estos casos, deberán presentar certificado médico y completar una “Declaración Jurada de Excepción de Inasistencias”. Lxs alumnxs exceptuadxs cursarán la escolaridad de manera virtual.

Por su parte, en el Esnaola se contemplará toda situación que impida la asistencia del alumnx, más allá de quienes reglamentariamente están exceptuados de asistir por ser parte de un grupo de riesgo o convivir con un familiar en tal situación. Las clases se podrán seguir de forma remota, como se hizo todo el año pasado. “Creo que esos rumores de que se perderá la vacante tienden a desalentar las medidas de autopreservación que muchas familias quieren adoptar, metiendo miedo en un tema sensible, en que el Gobierno porteño viene fallando hace años, pues es sabido que no garantiza vacantes para todxs en la inscripción”, aseguró Daniel Ortiz.

Lxs más chicxs. En la Escuela Infantil N°5 de Villa Pueyrredón dividirán a lxs niñxs en dos grupos, asistirán una hora y media y será obligatorio el uso de barbijo. “Siento que es muy complicado, todavía no sé qué voy a hacer porque el resto del tiempo lo van a cuidar lxs abuelxs, personas de riesgo. No tenemos más información”, contó Soledad, mamá de Emiliano, de salita de 5.

Por su parte Juan, papá de Benicio de sala de 3 años del Jardín de Infantes Nucleado C de Villa Pueyrredón, comentó que “hay muy poca información y no hay seguridad. Irá una hora todos los días y dividen al grupo en dos. Deberán usar barbijo, aunque la información oficial dice que es obligatorio a partir de los 5 años. El protocolo en la teoría puede funcionar, pero en la práctica ¿cómo haces para sostener el aislamiento de la maestra con lxs ninxs?. La contención es desde lo corporal, no hay otra forma a esa edad. ¿Y el juego entre lxs chicxs? ¿La adaptación? No saben, pero no por mala predisposición de lxs docentes sino porque no tienen la información, y porque es ‘hacer sobre la marcha’”.

Comedor. Todos los niveles educativos coinciden en que no se ofrecerá servicio alimentario y lxs chicxs podrán llevar únicamente una botella de agua. En el Álvarez Thomas confirmaron que continuarán con la entrega de canastas quincenales.

Transporte. Según el protocolo de Ciudad, el transporte público será prioritario para estudiantes y docentes en los horarios de ingreso y egreso a las escuelas. Sin embargo, representa una gran preocupación.

“El transporte desde los domicilios hacia las escuelas es un tema alarmante, que no se resuelve con aulas espaciosas ni con alcohol en gel. El transporte público volverá a estar atestado: y ahí se acabaron todas las burbujas. Salvo la burbuja de irrealidad en la que viven la señora ministra Acuña y el Jefe de Gobierno. Las familias queremos el regreso a las aulas. Pero un regreso seguro. Con docentes y auxiliares vacunados. Y con garantías de acceso digital a quienes no puedan cumplir con la presencialidad”, expresó Daniel Ortiz.

Y Guillermo Kechichian sumó: “No hay trabajo en conjunto para esta vuelta a clases, la comunidad de padres no está siendo partícipe de este regreso a las aulas. La preocupación de las familias es que se presenten las condiciones necesarias. Por supuesto que la asistencia a clases es imperiosa, necesaria y fructífera para lxs chicxs. Hay 850 alumnxs y que no esté la cooperadora disponible implica una gran incertidumbre y seguramente se potencian los riesgos”.

Frente a esta coyuntura, ¿cuál será el rol fundamental de las cooperadoras escolares? Según el delegado de la Comuna 12, fue la misma pregunta que le hizo a Teresa Patronelli, designada Gerenta Operativa de la Dirección de Servicios a las Escuelas, organismo que se ocupa de la relación con las Cooperadoras.

“Esta funcionaria es la interventora de la Cooperadora de la Escuela Álvarez Thomas de Agronomía. En una ronda de videoconferencias le pregunté precisamente qué rol espera que podamos cumplir las Cooperadoras en esta planificación del regreso a las aulas. Pero lamentablemente no tuve respuesta. Entonces ¿qué podemos hacer? Solo invito a pensar en qué pasaría si todas las Cooperadoras Escolares de Ciudad decidiéramos dejar de dar a cada escuela la ayuda que le damos. Desaparecerían el papel higiénico de los baños, las tizas de las aulas, la lavandina y el detergente”, expresó.

Y explicó que, si bien el Esnaola no tendría mayores inconvenientes en cumplir con los requisitos generales, “no se trata de aislarnos en nuestra realidad individual: por más que no le guste al Gobierno de la Ciudad, el movimiento cooperador escolar es unido y solidario. Las carencias de otras escuelas también son las nuestras”, enfatizó.

“El rol de las cooperadoras es fundamental porque en la habitualidad los kits de limpieza que el Gobierno entrega a las escuelas son insuficientes y no llegan a tiempo (por lo menos en el Álvarez Thomas nunca llegaron a tiempo la cantidad anual que correspondía) entonces son las cooperadoras la que suple la falta. Seguramente ocurrirá lo mismo con todo lo necesario para enfrentar la pandemia y la presencialidad de lxs chicxs en el aula”, concluyó Guillermo Kechichian.

Banner-tours-santelmo