web analytics

Homenaje a Manuel Enrique Pereda, vecino historiador de Villa Pueyrredón

Don Manuel Enrique Pereda
Logo El Barrio PueyrredónDon Manuel Enrique Pereda, vivió en Villa Pueyrredón desde el año 1922 hasta su fallecimiento en 1998. Autor del libro “Nuestra Querida Villa Pueyrredón”, declarado de Interés Cultural de la Ciudad. Fundador y primer presidente de la Junta de Asuntos Históricos de Villa Pueyrredón y gestor de la fecha de aniversario del barrio.

Por Ignacio Di Toma Mues

Recorrer las calles de la Villa, imaginar como sería por el 1920, sus quintas, sus gallineros y sus carros. Los chicos corriendo y robando frutas de huertas ajenas. Llanura, casas bajas y un surco de metal cruzándolo.

Fue por el año 1922 que Manuel Enrique Pereda, un purrete de 5 años, se mudó para el barrio. En 1926, en una casa de Griveo y Helguera, amanecía en cuerpo y alma quien iba ser su compañera: Irene.

Enrique inició sus estudios primarios en la Escuela Infantil Nº 21 Distrito Escolar 13, ubicada en Tequendama, actualmente Gabriela Mistral, entre Artigas y Zamudio; allí cursó los primeros dos años, junto a uno de los hermanos de Irene, que también concurría a esta escuela.

Tiempo después, al inaugurarse la Escuela Infantil Nº 19 para varones, Enrique mudó sus lápices y travesuras a la avenida América (actualmente Mosconi) entre Bolivia y Condarco, donde terminó sus estudios.

Lució con orgullo su estirpe de Bombero de la Policía Federal, y adornó los recuerdos de Irene con medallas, un sable, su uniforme y una bandera argentina. Pero su sueño era dejar por escrito todo lo que sus ojos habían visto; poder contar las pequeñas historias que van formando nuestra verdadera identidad. Y así empezó de a poco, en papeles sueltos, a llevar a cabo su designio, ser narrador del olvido del tiempo.

Irene, su compañera, leía cada una de las cosas que Enrique escribía y así día a día durante tres años. Con la ayuda de una señora de la Biblioteca Pueyrredón Sud pudo compaginar sus escritos y por fin ponerle el broche de oro a sus sueños.

Había tenido hijos, plantado árboles y escrito un libro: “NUESTRA QUERIDA VILLA PUEYRREDON”. En el prologo cuenta que “en una de las tantas mañanitas primaverales, asomado al balcón”, entre mate y mate, “distraje la atención hacia inquietos gorriones en celo que revoloteaban en el plátano de la calle, el mismo árbol añoso árbol que otrora frágil e incipiente, solíamos junto a él reunirnos los chicos a jugar, tramando travesuras y descubriendo la misteriosa y buscada experiencia de la vida…”

Junto con Irene formaban parte de la Junta de Asuntos Históricos de Villa Pueyrredón; él era su Presidente y ella vocal. Le gustaba recorrer el barrio para escuchar las historias de los vecinos más viejos, ir a las bibliotecas, investigar. Y fue así como logró que se aprobara la fecha de nacimiento de nuestro barrio: 20 de agosto de 1907.

El 11 de noviembre de 2001 la Legislatura porteña declaró a su libro de “Interés Cultural para la Ciudad de Buenos Aires”. En ocasión de la sanción, la legisladora Adriana Zaccardi, autora del proyecto, manifestó: “es importante y necesario que cada barrio tenga su historiador. Villa Pueyrredón lo tuvo; se llamó Enrique Pereda… decir que la persona que escribe una biografía de un barrio está enamorada y compenetrada de su devenir, es casi una obviedad. Enrique Pereda, tenía la obsesión de trabajar y colaborar para propender al engrandecimiento de su querido barrio”.

Y sostuvo: “historiar un barrio no es ni será fácil, requiere dedicación, ceder tiempo personal y trabajo, hurguetear bibliotecas en busca de datos, recorrer instituciones y luego darle forma y trasladarlo al papel. Hace falta vocación e imaginación. Es así que luego de jubilarse, y con toda la documentación e información recopilada después de tantos años, escribió Nuestra Querida Villa Pueyrredón”.

Los homenajes casi siempre llegan tarde. Había fallecido el trece de diciembre de 1998. Se fue “como quién se apea del tranvía Lacroze”, a decir de Marechal. Pero como rezaba Troilo: “… como van a decir que me fui, si yo siempre estoy volviendo…”. Don Enrique Pereda siempre estará volviendo en cada página de “Nuestra Querida Villa Pueyrredón”.


Esta nota está basada en los relatos que nos hiciera Irene Espíndola, esposa de Enrique, en un atardecer de otoño de 1999 en Villa Pueyrredón, en su casa de Argerich casi esquina Mosconi. Y en las distintas notas publicadas en nuestro medio gráfico.


Día de Villa Pueyrredón

El 20 de agosto de 1907 fue la fecha proclamada como “hito fundacional” por una asamblea reunida en la Sociedad de Fomento y Biblioteca Popular Pueyrredón Sud en abril de 1997. El presidente de la Junta de Estudios Históricos de Villa Pueyrredón, Don Manuel Enrique Pereda, fue el organizador del encuentro.

Ese día el salón principal de la Biblioteca Pueyrredón Sud estaba colmado por numerosos vecinos y miembros de instituciones vecinales de la zona. Pereda, presidente de la Junta, expuso los fundamentos para considerar el 20 de agosto de 1907 fecha fundacional de Villa Pueyrredón.

La fecha propuesta correspondía a la rubricaba de puño y letra del Ing. Carlos Maschwitz, entonces Ministro de Obras Públicas de la Nación, que asignaba el nombre Pueyrredón a la «parada Km. 14,650» de la línea principal del ferrocarril Buenos Aires y Rosario. Empresa ésta, que al año siguiente sería absorbida por el FC Central Argentino.

En base a esta iniciativa vecinal, y la investigación llevada adelante por Pereda, la Legislatura porteña sanciona en junio de 2001 la Ley N° 607, de autoría de la diputada Delia Bisutti, que instituye el 20 de agosto de cada año como “Día de Villa Pueyrredón”.

Esta Ley fue avalada por el Instituto Histórico de Ciudad de Bs. As. Su directora, la Prof. Lidia González, le informaba lo siguiente a la Comisión de Cultura y Comunicación Social de la Legislatura de la Ciudad: “desde el punto de vista histórico no encuentra (el Instituto Histórico) inconveniente en avalar la fecha propuesta como Día del Barrio, teniendo en cuenta el documento que se adjunta y que se encuentra en el cuadernillo Historia de Bs. As., año 7 Nº24 de junio de 1994.

De esta manera se culminan las gestiones iniciadas a principios de 1996 por la Junta de Estudios Históricos que presidía el Sr. Manuel Enrique Pereda y a fines del año 2000 por la Junta de Historia y Cultura de Villa Pueyrredón.

Dejar un comentario

7 Comentarios

  • Una calle del barrio debe llevar el nombre: Manuel Enrique Pereda.
    Persona ilustre, vecino ejemplar, orgulloso de escribir el pasado y revivirlo en el presente. Cada aula del barrio debe leer aunque sea un capítulo de su libro hecho con amor.

  • Reseña magnífica de un barrio muy querido! Desearía saber quién ocupa hoy la presidencia de la Junta de Estudios. Quedo a la espera de nuevas sorpresas “históricas”. Gracias.

  • Según los registros de la Junta Central de Estudios Históricos de la Ciudad de Buenos Aires actualmente es la Sra. Azucena R. Contino

  • HERMOSO Recuerdo!!!!tuve la dicha de conocer a Enrique y a Irene y eran dos personas maravillosas, así como son sus dos hijos!!!!

  • Buen relato !!! Estaría que la Junta de Estudios de Villa Pueyrredón organice encuentros para saber mas sobre la historia del Barrio como lo hace Marina Inés Bussio en Caballito. Un par de años frecuenté las reuniones realizadas por la Junta de Villa Devoto de por si muy interesantes. Soy de Villa Urquiza pero amo Villa Pueyrredón ya que tengo recuerdos de mi infancia ya que mis tíos y mis primas vivian en Nazca y Griveo a principios y mediados de los 70 después se mudaron pero siguieron estando en el barrio.

  • Hola, fue vecino mío , yo viví en la dirección donde el llegó a Villa Pueyrredón y tengo su libro que me regaló y firmo, y que repaso cada tanto.Saludos Javier

  • Hermoso relato!!!. Soy bisnieta de fundadores del barrio, toda mi familia se afinco en la villa cuando llegaron de España allá por 1904. Vivieron en Griveo entre Argerich y Helguera, tenían quintas, luego sus siete hijos se dedicaron a la venta de kerosene y también vivieron en el barrio. Pasaron muchos años desde entonces y sus bisnietos y tataranietos seguimos viviendo en este barrio tan querido. Gracias por los recuerdos de mi Villa Pueyrredon