web analytics

Inauguraron el primer monte frutal de la Ciudad

Monte frutal-ciudad-de-buenos-aires
MASAJE TAILANDES
Logo El Barrio PueyrredónPor iniciativa del Colectivo ‘Reciclador’ y vecinxs se plantaron cinco especies de frutales y una nativa en la Plaza Garay en la Comuna 1, en uno de los distritos con mayor desigualdad socioeconómica de la Ciudad de Buenos Aires. Buscan replicarlo en otros barrios porteños y, en un futuro, conformar cooperativas de trabajo que cosechen esos frutos.

Por Agustina Cavalanti

Los árboles frutales representan una opción de alimento accesible en la Ciudad más rica y desigual del país. Desde el Colectivo ‘Reciclador’, que tiene el lema sembrando ciudades, trabajan activamente para promover el acceso a una alimentación sana, libre y soberana, y a la vez, potenciar el rol de lxs vecinxs como protagonistas en generarla. Según informaron, con sólo 10 metros cuadrados de tierra una persona puede producir su alimento para vivir.

Hace unas semanas, por incentivo de lxs propixs vecinxs y del Colectivo liderado por ‘el Loco de la Azotea’ Carlos Briganti, la Comuna 1 que comprende los barrios Retiro, Puerto Madero, San Telmo, Monserrat y Constitución, inauguró la plantación del primer Monte Frutal de la Ciudad de Buenos Aires.

“Fue inédita la experiencia. El monte frutal, al estar en un espacio público y ser parte del arbolado público, en unos pocos años generará los frutos y estará disponible para toda la sociedad que lo necesite”, aseguró a este portal Agustín Reus, Licenciado en Economía Agraria y huertero urbano del ‘Reciclador’.

El primer Monte Frutal se ubica en Plaza Garay (Solis y Av. Garay) justo enfrente de la Autopista 9 de Julio, en Constitución. Ya cuenta con cinco especies de árboles frutales y una nativa, la pezuña de vaca.

“Nosotrxs entendemos que una ciudad tiene que estar compuesta por una sociedad que cuide, desarrolle y mejore estos árboles para que luego puedan ser fruto de alimentación y fruto de trabajo también”, sumó Reus.

En este sentido, el huertero abrió la puerta a pensar en la conformación de cooperativas de trabajo que cosechen esos árboles frutales. “Hoy en día muchas personas se cuelgan de los árboles para sacar las paltas, por ejemplo, y venderlas después. Conformar una cooperativa es hacerlo de una forma organizada y correcta, y también acompañar las experiencias, para tener una mejor vida con mayor biodiversidad, mayor alimentación y un ecosistema sano”, aseguró.

Asimismo, el licenciado afirmó que buscarán replicar la iniciativa en otros barrios de la Ciudad. “Los espacios verdes públicos están, son responsabilidad de las Comunas, ellas deben avalar y legitimar las plantaciones. De hecho, fueron lxs comunerxs quienes nos pusieron en contacto con la Dirección General de Espacios Verdes y Arbolado para hacer la gestión tripartita. Invitamos a las 15 Comunas que se sumen a esta iniciativa, que creemos sumamente importante”, dijo Agustín Reus.

De acuerdo con el censo del arbolado urbano y de espacios verdes 2017/2018, la Ciudad de Buenos Aires tiene 431.326 árboles en sus 203 km2, donde solamente el 1% del arbolado es frutal. Una de las acciones que promueve el Colectivo ‘Reciclador’ es el proyecto ‘Frutas en la Ciudad’, que impulsa la plantación de árboles frutales comestibles en la vía pública, plazas y veredas, que aportan sombra, oxígeno y alimento.

Además, fomenta las huertas urbanas agroecológicas en veredas donde vecinxs cosechan el alimento y compostan sus restos orgánicos de forma comunitaria y barrial. Actualmente cuentan con cuatro composteras barriales de 200 litros que generan 130 kilos de compost cada cuatro meses.

Pero estos proyectos no podrían hacerse realidad sin la participación de lxs vecinxs, lxs guardianes, encargadxs de cuidar y regar las plantaciones. “Incitamos a lxs vecinxs a germinar frutas, árboles frutales y nativos en sus espacios reducidos, en sus casas, en una ventana o un balcón y después donarlos a otra persona que tenga una terraza o un espacio más grande, o traerlos a la Escuela “La Margarita”* para que se termine de desarrollar”, invitó Agustín Reus, convencido de que estas pequeñas acciones promulgarán una ciudad más verde, más resiliente, más feliz y más ofertante de alimento sano, seguro y soberano.

* La Margarita, primera Huerta Urbana Agroecológica de la ciudad, ubicada en Monserrat, Solís 1286