web analytics

Ajuste en lo social y en infraestructura escolar

Infraestructura escolar
MASAJE TAILANDES
La Ley de presupuesto marca el rumbo de toda gestión de gobierno. En la Ciudad, en plena pandemia, se produjeron recortes en infraestructura y mantenimiento escolar y sub-ejecución de partidas en el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat. En paralelo desendeudamiento y superávit fiscal.

Por Ignacio Di Toma Mues

El Gobierno de la Ciudad en el primer semestre de este año recortó fuertemente el gasto en el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat, un área sensible en plena pandemia. Las partidas entre el segundo semestre del año pasado y este año apenas crecieron un 25,8%, con una inflación en ese periodo del 43,9%. Sumada a esta situación se presenta la sub-ejecución.

Las Direcciones de Infraestructura y Mantenimiento escolar en los últimos dos años también se vieron afectadas en sus recursos. Se pasó del 5.9% del presupuesto total del Ministerio de Educación en 2019 al 3,9% en 2020 y 2021. En 2019 ambas direcciones sumaban 4.084 millones y este año 4.307 millones, apenas un incremento del 5,5 %.

Esto se da en el marco de una reducción de la deuda en dólares de 304 millones y un leve incremento de la deuda en pesos de 3.795 millones. Mientras que el stock de deuda flotante pasó de 61.309 millones de pesos, a fin del año pasado, a 40.908 millones. Una reducción de un poco más de 20 mil millones.

Los gastos totales del primer semestre sumaron 290.315,6 millones y los ingresos alcanzaron la cifra de 299.122,6 millones. Un superávit de casi 10 mil millones. Y por otra parte, de los 42.297 millones de emisión de deuda autorizados por la Legislatura, sólo emitió bonos por 8.580 millones para el pago a proveedores.

Dadas estas circunstancias, es difícil de explicar por qué en los últimos 18 meses – de los cuales 15 fueron en pandemia – el Ministerio de Desarrollo Económico y Producción sólo dispuso de 5.353 millones de pesos, ante la grave situación que atraviesan los comercios y las pequeñas y medianas empresas.

Ajuste en las áreas sociales

Las áreas del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat más afectadas por la sub-ejecución de las partidas aprobadas para el 2021 fueron atención de niñez y adolescentes vulnerables; desarrollo integral infantil; fortalecimiento de vínculos; asistencia a víctimas de la violencia de la Dirección General de la Mujer; programa “Con todo Derecho, Ciudadanía Porteña”; políticas sociales en adicciones y vivienda.

Estas áreas, excluyendo la que corresponde a vivienda, suman un total de 8.532,7 millones de pesos equivalentes al 21,8 % del presupuesto del ministerio. De estas partidas, en el primer semestre se ejecutaron 2.773,9 millones de pesos, equivalente al 32,5 % del total.

  • Atención de niñez y adolescentes vulnerables: presupuesto 1.320,2 millones de pesos, ejecución 365,9 millones. El 27,7 %.
  • Desarrollo integral infantil: presupuesto 1.452,4 millones de pesos, ejecución 409,2 millones. El 28,2 %.
  • Fortalecimiento de vínculos: presupuesto 444,6 millones de pesos, ejecución 100,3 millones. El 22,6 %.
  • Dirección Gral. de la Mujer, asistencia a víctimas de la violencia: presupuesto 372,4 millones de pesos, ejecución 157,5 millones. El 42,3%.

Por otra lado, tenemos el Instituto de la Vivienda de la Ciudad con un presupuesto de 8.342,7 millones de pesos. En los primeros 6 meses se ejecutaron 2.496,8 millones, alcanzando apenas el 30%.

En cuanto a las partidas para el programa “Políticas sociales en adicciones” el año pasado en el primer semestre se invirtió 146,1 millones de pesos, sin embargo un año después el monto se redujo a 139,1 millones. La caída real fue del 34%.

Y por último nos vamos a referir al programa “Con todo Derecho, Ciudadanía Porteña” que está destinado – por ley aprobada en 2005 – a reducir la indigencia y la pobreza. Consiste en una tarjeta de consumo que emite el Banco Ciudad y que permite a sus beneficiarios comprar alimentos, artículos de limpieza y útiles escolares en comercios adheridos.

Para el 2021 la partida aprobada fue de 4.943,1 millones de pesos y durante los primeros 6 meses de este año se ejecutó el 35,2%. Pero, de las 45.400 familias que se estimaba cubrir apenas se llegó a 8.368.

El presupuesto es magro dado la cantidad de personas en la ciudad por debajo de la línea de pobreza así como de la indigencia, que era elevada a fines de 2019 y que se incrementó un 20% durante la pandemia. Según datos de la Dirección de Estadística y Censos de la Ciudad, alrededor de 817 mil residentes están en situación de pobreza y de ellos 290 mil están en la indigencia.

Un parámetro interesante es el coeficiente de Gini, además de revelador de como influyen en el distrito capital – para bien o para mal – las políticas socioeconómicas del Gobierno Nacional. No es una isla.

Este coeficiente mide la desigualdad en la distribución del ingreso. Cuanto más cerca de “0” está, mayor es la igualdad en la distribución, y cuanto más se acerca a “1”, mayor es la desigualdad.

El Ministerio de Hacienda porteño, en sus bases estadísticas, informa que entre el primer trimestre de 2018 y el cuarto trimestre de 2019, en la Ciudad de Buenos Aires este coeficiente pasó de 0,372 a 0,432. Traducido: en ese periodo la distribución empeoró. Para el segundo trimestre de 2021, en plena pandemia, la distribución del ingreso mejoró, dado que el coeficiente de Gini se ubicó en 0,402.

Fuente: Dirección de Estadística y Censos, dependiente del Ministerio de Hacienda de la Ciudad de Buenos Aires.