web analytics

Caso “Orangutana Sandra sobre habeas corpus”: la justicia reconoció a los animales como sujetos de derechos

MASAJE TAILANDES
La Sala II de la Cámara de Casación Penal reconoció a los animales el carácter de sujetos de derechos y declinó la competencia en el fuero penal porteño que tendrá que resolver el habeas corpus solicitado en favor de la orangutana Sandra, que vive en cautiverio en el zoológico de Buenos Aires desde 1994.

La Sala II de la Cámara de Casación Penal, integrada por los jueces Alejandro Slokar, Ángela Ledesma y Pedro David, expresó que “a partir de una interpretación jurídica dinámica y no estática, es menester reconocer al animal el carácter de sujeto de derechos, pues los sujetos no humanos (animales) son titulares de derechos, por lo que se impone su protección en el ámbito competencial correspondiente”.

Este reconocimiento judicial comenzó a partir de un pedido de habeas corpus realizado por la Asociación de Funcionarios y Abogados por el Derecho de los Animales (A.F.A.D.A.) en favor de la orangutana Sandra, del zoológico de Buenos Aires.

La iniciativa de A.F.A.D.A. fue rechazada en dos instancias: por la jueza penal de instrucción Mónica Berdión de Crudo y por la Sala VI de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo criminal y correccional. Finalmente el caso fue elevado a la Sala II de Casación penal.

Sin embargo la resolución de Casación dista mucho de lo informado por las grandes cadenas noticiosas del país y sus repetidoras (y el copie y pegue de muchos medios digitales): el Tribunal no ordenó la libertad de la orangutana ni concedió el habeas corpus.

En el fallo, de apenas dos páginas, los jueces de la Sala II explicaron que “la Fiscalía en lo Penal, Contravencional y de Faltas N° 8 del Poder Judicial de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, se encuentra interviniendo actualmente en razón de la competencia declinada en la materia por el fuero correccional y ha adoptado medidas probatorias tendientes a determinar las circunstancias denunciadas”.

Como corolario de lo expuesto el Tribunal remitió, con fecha 18 de diciembre, las actuaciones a la Justicia Penal, Contravencional y de Faltas porteña que deberá resolver el tema en razón de su competencia establecida por la Ley N° 26.357.

La orangutana Sandra nació en 1986 en el zoológico alemán de Rostock y cumplirá 29 años de edad en febrero de 2015. Desde 1994 se encuentra confinada en el zoo de Buenos Aires.

A.F.A.D.A. pretende con este pedido de habeas corpus trasladar a Sandra a un santuario en Brasil para que pueda convivir en semilibertad o libertad controlada con otros animales de su especie.

El abogado Pablo Buompadre, presidente de Afada, declaró a la agencia Telam que se había hecho justicia: “consideramos que la privación de la libertad y el maltrato animal no son justos, por lo que pedimos que sean investigados y conseguimos un fallo inédito a nivel mundial, que considera a los animales como sujetos de derecho”.

Por otra parte, explicó que la orangutana será sometida a exámenes médicos “para ver si puede soportar el viaje y arreglar temas como costos y demás, por lo que los primeros días de febrero haremos la presentación judicial correspondiente para agilizar los trámites”.

Quizás lo innovador de todo este proceso judicial sea la misma carátula del expediente, en la que se lee: Sala II. Causa N° CCC 68831/2014 CFC1 “Orangutana Sandra s/recurso de casación S/HABEAS CORPUS”.