web analytics

El arte “callejea” por nuestros barrios y el mundo

arte urbano
Logo El Barrio PueyrredónRedescubriremos esta antiquísima forma de expresión del ser humano que trasciende desde la prehistoria hasta nuestros barrios. Identificaremos la marca registrada de artistas, sus innumerables técnicas en lugares insospechados, al alcance del caminante de Villa Pueyrredón, Urquiza y Coghlan. Además de un paseo “de la mano” de guías profesionales.

Por María Fernanda Gómez
arte rupestre

Detalle de escenas de caza, manos y animales. Fechado a través del método radiocarbono poseen una antigüedad aproximada de 9000 años. Estas figuras de autores anónimos, se encuentran plasmados en “La Cueva de Las Manos” a unos 88 metros de altura, provincia de Santa Cruz.

Arte urbano Coghlan

“Búho” fue pintado con pincel nueve mil años después (2017) en Coglhan, por Paul Mericle (con residencia en Baltimore, EEUU). Su rostro mira “sin pestañear” la calle Quesada.

Hace miles de años el hombre se expresaba a través de pinturas y grabados sobre las paredes de las cavernas y es conocido como “arte rupestre”. Hoy, un cambio de palabras lo redefinió: “arte urbano” o “arte callejero”. Continúa así, en el nuevo milenio, manifestándose con técnicas parecidas de aquel entonces y con los últimos avances en materiales (aerosoles, mascarillas, tizas, acrílicos, hidro-lavadoras, pinceles, rodillos, etc.) y por supuesto con las herramientas digitales del diseño gráfico.

De las cavernas a los espacios en la vía pública

La expresión de un artista dedicado al arte urbano, los encontramos en lugares públicos o privados. Estos pueden ser cerrados o abiertos, con ruidos de intenso tránsito o silenciosos, oscuros o iluminados. Resulta un proceso creativo de carácter simbólico que unen después de tantos milenios al artista moderno con “aquellos” que lo plasmaron en la prehistoria.

El fútbol, dos rivales y el helicóptero de la Rua en Villa Pueyrredón

El mural luce aún con la pintura fresca sobre la pared medianera de un jardín. Desde la vereda de la calle Vallejos 2978 puede ser visto a través de las rejas. La propietaria (familiar del artista de nombre Mariano) nos abrió gentilmente las puertas de su jardín. En la foto, ella sonríe ante la toma fotográfica junto a la niñita, hija de Mariano o “El Marian”. Pintar el mural, le llevó aproximadamente cuatro días. La cuarentena no detuvo sus ansias de plasmarlo, fue sólo la lluvia que lo demoró (unas horas) el pasado mes de octubre.

arte urbano Villa Pueyrredón

El artista urbano, suele ser nómade como el hombre primitivo

Anda por las calles sin dirección fija de trabajo. Va en busca de hallar el lugar, “el lienzo” que será la base para la creación. A veces, se enamora de un espacio en particular el cual determina el motivo a realizar. También entra en juego vivir cerca o que esté del otro lado del mundo, la luz natural necesaria, etc. De pronto puede ser una pared medianera o a la calle, un techo, ruinas, túneles… con una textura lisa, de ladrillos viejos, con humedad o grietas, ventanas y puertas, todo sirve. La imaginación y su motivación no tienen límites.

El artista “nómade” puede ser convocado por una institución, un municipio, un bar, vecinos… ante el pedido de plasmar un acontecimiento, problemáticas socio-culturales, una conmemoración, etc. En algunos casos sus grandes dimensiones, requerirán del armado de andamios, silletas y hasta de una grúa. Nada más interesante para su creador la transformación del paisaje urbano y romper la monotonía visual.

Se dan los casos que mientras el artista está presentando el boceto en la superficie elegida, aparecen los vecinos. Su curiosidad les lleva consultar todo lo relacionado con la obra y quien la hace. No queda exento el brindar su punto de vista. El balance es positivo, según indican los artistas. Ellos se sienten acompañados, reciben estímulos que los ayudan a encontrar, en algunas circunstancias, claves para la concreción del trabajo.

Efímero, competitivo y con firma

La obra se inserta en un espacio de tiempo y lugar, es decir: aquí y ahora. Como la vida de quien lo pinta, no es eterna: nace, evoluciona y muere. No es “pieza” de museos ni de galerías de arte. Saben muy bien que tendrá carácter temporal. Una vez concluido el trabajo puede durar horas, días o permanecer por años.

arte urbano villa Pueyrredón

Así ocurrió en la esquina de Franco y Argerich. La antigua obra con esferas “continuaba” sobre la ochava hasta que un nuevo diseño floral, colorido y firmado por “@KOKONOFICIAL”, lo cubrió en parte. “KOKON” es Daniel Ephraim, artista argentino nacido en Buenos Aires en 1987.
Considera que “el horizonte es infinito” a la hora de aplicar su obra en diferentes soportes y tamaños. Este artista también interviene con esta misma técnica en asientos, marcos, percheros, incluyendo guitarras y hasta un tanque de agua.

¿De qué depende entonces el fin de una obra? Los motivos pueden ser la demolición programada de una pared o que el propietario de la pared la re-pinte y coloque un cartel – PROHIBIDO PINTAR -. Incluso pueden pegarse afiches y posters sobre el trabajo anterior, etc. Esto último se lo conoce como paste up (pegado de papel y afiches). Conforman así un collage entre varios artistas. A diferencia del hombre primitivo, en la mayoría de los casos se firma la obra con seudónimos o simplemente con nombre y/o apellido, etc. y alguna vez con la fecha.

En el transeúnte de una gran ciudad, se evidencia la falta de interés por el entorno diario, hasta que un día detiene su marcha frente al sorpresivo encuentro del artista trabajando o un nuevo mural. Suele fotografiarlo e investiga sobre los autores y características en una red social, generalmente en Instagram. Seguramente la compartirá con conocidos. Cuando todo esto ocurre, ¡la misión está cumplida para ambos!

arte urbano

Para los que van a tomar un trago en el “Down Tempo”, podrán ver un gran trabajo del artista “Nikov” Nicolás Valeiras. Con aerosol, trabajó sobre distintas superficies de la ochava y pared del Pasaje Cruz del Eje y avenida de los Constituyentes.

La vida privada es más pública que privada

El arte va y se instala con su propio sello de identidad, narra nuestro tiempo, sentimientos con mensajes, reivindicaciones de paz, ecología, política e inclusive simple placer visual. También aparece otra forma de expresión, no aceptada generalmente en la sociedad: el grafiti. En el medio artístico, se indica que es solo un subgénero dentro de esta inagotable disciplina.

Recorridos a cargo de guías profesionales

El arte urbano se ha desarrollado con una calidad insospechada ante el mundo. Desde hace un tiempo hay visitas especializadas con esta temática o forman parte de tours programados junto con la arquitectura, monumentos, plazas, etc.

El último sábado de octubre, a las 15 horas, dos guías de turismo de la ciudad de Buenos Aires nos invitaron a un recorrido de dos horas. El punto de encuentro: frente a un quiosco de la estación de tren del barrio Coghlan. Exactamente allí, estuvo el primer mural a observar.

arte urbano Coghlan

El grupo se presenta antes del recorrido bajo la joven mirada “pintada” del mural (lado izquierdo, con predominio de colores verdes). Realizado este año por el artista mendocino Adriano Mazzoni Alonso “Patxi”.

Los interesados que nos acompañaron, se habían inscripto con antelación. Uno, era vecino de Villa Urquiza, otra participante había vivido hacía muchos años en Coghlan y regresó ante esta propuesta y dos amigas, residían allí.

Durante el recorrido, una realidad con normas a cumplir

El reducido grupo tuvo en cuenta los procedimientos protocolares vigentes. Se desarrollaron en el paseo, la historia del barrio y el arte urbano. Las guías nos destacaron que, en sus tours de fin de semana, notaron que el público asistente había puesto de manifiesto el gusto por descubrir y saber sobre estos trabajos de vanguardia.

arte urbano coghlan

Sobre las tres medianeras trabajaron los artistas:
Martín Ron junto a Guiviro y Jiant.

arte urbano villa urquiza

El rostro de una joven está pintada en el estacionamiento de un nuevo edificio. En este caso es obra exclusiva del argentino M. Ron, en Villa Urquiza.

Visitas guiadas Coghlan

Este folleto publicitario (flyer), da muestra no sólo de la antigua estación de tren de Coghlan, sino de dos murales a pocas cuadras de allí. No cabe duda, el arte urbano sigue en expansión.

Si tuvieras un espacio disponible y los materiales, ¿qué plasmarías y dónde? Soñar no cuesta nada – por el momento -. Anímate a escribirnos a continuación.


María Fernanda Gómez. Tecnicatura en turismo, Universidad del Salvador. Guía de turismo, Instituto Superior Perito Moreno. Ciudad de Buenos Aires.

FUENTES:
  • www.cuevadelasmanos.org https://kokonarte.com/kokon/ https://tiposdearte.com/
  • www.muralesdebuenosaires.com.ar

Dejar un comentario

3 Comentarios

  • Despues de mucho tiempo comenzamos a aceptar el arte urbano, sin tomarlo como un acto vandalico o de protesta.
    Gracias por tu nota M. Fernanda, por dedicarte a mostrar las joyitas de la ciudad que nos sorprenden al pasar simplemente caminando. Es como tener un museo a cielo abierto… y que bien nos viene sobre todo en esta época de pandemia

  • COMO UN OCASIONAL TRANSEÚNTE , FUE INEVITABLE QUE LENTIFICARA MI PASO PARA “INTRODUCIRME” EN LAS OBRAS DE ARTISTAS CALLEJEROS (ARTE URBANO). SE ESTABLECIÓ ASÍ EN MI UN DIÁLOGO SILENCIOSO – TERAPÉUTICO. ESTA EXPERIENCIA ME HA RECORDADO LO BUENO Y NECESARIO QUE ES: DESCUBRIR Y VALORAR A LOS DEMÁS, DESDE EL FONDO DE UNO MISMO…Y AL ALCANCE DE LA MANO!!!!