web analytics

Las Bibliotecas populares en estado de alerta

Bibliotecas Populares
A fin de año dejará de existir la asignación especial que financia a las bibliotecas populares. Asi lo establece la Ley nacional Nro. 27.432 sancionada en diciembre de 2017. En esta nota, los testimonios de Hugo Figueroa, presidente de la Federación de Bibliotecas Populares de Capital Federal, y de la Biblioteca Popular Pueyrredón Norte; y Alicia Leonor Castro, presidenta de la Biblioteca Popular Pueyrredón Sud.

Por Agustina Cavalanti

Recientemente, los reclamos en el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) desmantelaron no sólo la crisis en la que se encuentran los fondos especiales que financian a la industria cultural, sino que además pusieron en alerta a las bibliotecas populares de todo el país.

Los Fondos Especiales, que sostienen determinadas actividades culturales y que involucran al INCAA, al Instituto del Teatro, al Instituto de la Música, y a la Comisión Nacional de Bibliotecas Populares – CONABIP (la que otorga anualmente subsidios a las bibliotecas populares), dejarán de recibir las asignaciones específicas a partitr del 31 de diciembre de 2022. Así lo establece la Ley 27.432, proyecto de Juntos por el Cambio, que tuvo un tratamiento express en ambas cámaras del Congreso, y se aprobó el 27 de diciembre de 2017.

“Esto afecta no sólo a las bibliotecas de Villa Pueyrredón y la Ciudad sino a las bibliotecas de todo el país. Las bibliotecas populares sobreviven con fondos muy exiguos, de manera tal que el aporte que hace CONABIP para gastos corrientes o para compra de libros son muy importantes; muchas bibliotecas quedarían en una situación muy compleja desde el punto de vista financiero”, afirmó Hugo Figueroa, presidente de la Federación de Bibliotecas Populares de Capital Federal y presidente de la Biblioteca Popular Pueyrredón Norte, ubicada en la calle Cochrane al 2334.

Biblioteca Popular General Pueyrredón
El Fondo Especial para las Bibliotecas Populares, por el que la CONABIP obtiene más del 50% de sus recursos (con los que distribuye los subsidios y desarrolla actividades), es reconocido por la Ley 23.351. Esta norma establece una asignación específica proveniente de la ley 20.630 (“Gravamen de emergencia a los premios ganados en juegos de sorteo”), que perderá vigencia a fin de año.

“Las bibliotecas que reciben estos fondos ya los tienen asignados y que de pronto se los quiten significaría perder una fuente de ingresos. Hay muchas bibliotecas del interior que no tienen muchos aportes de sus provincias o de sus gobiernos locales, entonces la falta de la asistencia de la CONABIP las pondría en una situación crítica”, explicó Hugo Figueroa.

Del mismo modo se expresó Alicia Leonor Castro, presidenta de la biblioteca Pueyrredón Sud (ubicada en la calle Bolivia 4801), otra institución centenaria de nuestro barrio: “A nosotros nos afecta porque si nos sacan el subsidio nos sacan la feria del libro y nos quitan el aporte anual para los gastos de recursos. Eso ayuda al subsidio que recibimos del Gobierno de la Ciudad por ley, a comprar cosas y hacer arreglos”, dijo.

Biblioteca Popular Pueyrredón Sud
Y contó que el año pasado la CONABIP subsidió a la biblioteca con 64 mil pesos para la feria del libro. También recibió 190 mil pesos que sirvió para “pagar los sueldos de enero, febrero y marzo. Porque el Gobierno de la Ciudad deposita enero en el mes de abril y la gente que trabaja en la biblioteca tiene que cobrar”, aseveró.

Diferentes federaciones y bibliotecas populares de todo el país se encuentran planificando acciones para lograr que antes del 30 de noviembre se trate en el Congreso la derogación de la Ley y la plena vigencia del Fondo Especial, antes de que entre en vigencia y las desfinancie.

“Vamos a solicitar el apoyo de lxs socixs y de toda la comunidad. Las bibliotecas populares son instituciones muy arraigadas en nuestra cultura. La creación de las bibliotecas populares es de la época de Sarmiento, son instituciones únicas en el mundo. Vamos a hacer todo lo que esté a nuestro alcance para defenderlas”, aseguró Hugo Figueroa.

“La biblioteca Pueyrredón Sud no es como otras bibliotecas populares que siempre han estado bien manejadas. Hace 15 años estaba llena de deudas. Hoy la pudimos levantar. Vamos a solicitar apoyo a lxs socixs, recolectar firmas y poner en conocimiento lo que está pasando, que afectaría no sólo a nosotrxs sino a todxs. Hay que salir a defender las bibliotecas y todas las instituciones que tienen que ver con la cultura”, afirmó Alicia Castro.

En concreto, las Bibliotecas Populares – así como las demás actividades culturales afectadas: cine, teatro, música – están solicitando al Congreso Nacional que derogue la Ley 27.432 antes del 30 de noviembre, último día de sesiones ordinarias,


  • Biblioteca Popular Pueyrredón Sud: Bolivia 4801, esquina Carlos Antonio López. Horario: lunes a viernes de 9 a 13 horas y 15 a 20 horas.
  • Biblioteca Popular Pueyrredón Norte: Cochrane 2334, entre Zamudio y Caracas. Horario: lunes a viernes de 16 a 20 horas.