web analytics

Rescate de la Memoria: 72° aniversario del Barrio “1º de Marzo de 1948”

Barrio 1° de Marzo de 1948
El encuentro se realizó en Valdenegro y Paroissien. Se habló sobre la historia del Barrio 1° de Marzo de 1948, caracterizado por chalets y espacios verdes. También se refirieron a la concesión del Club Sirio Libanés. Señalaron que es mejor que el terreno sea reutilizado como parque y se lo anexe al tejido de este sub-barrio de Saavedra.

Por Juan Manuel Castro

Barrio 1º de Marzo de 1948

El domingo pasado se realizó una actividad social para evocar el 72° aniversario del sub barrio de Saavedra “1º de Marzo de 1948”, limitado por Galván, Ruiz Huidobro, Miller y Larralde. El nombre evoca la fecha de la nacionalización de los ferrocarriles por el gobierno de Juan Domingo Perón.

Organizó y convocó el grupo de vecinos y amigos de la Plaza 1º de Marzo. Se reúnen todos los domingos a las 11 de la mañana en Aromo y Valdenegro. Durante la celebración, pusieron una mesa con fotos históricas, repartieron volantes y charlaron sobre la historia del sub barrio con la gente que paseaba por el lugar.

La zona se caracteriza por sus casas de una planta tipo chalet californiano; por su gran plaza homónima, con accesos peatonales y una amplia superficie verde. Allí hay mobiliario público como “La Copita”, una cancha de básquet recuperada por vecinos, postas aeróbicas y muchas de las medianeras de la plaza están intervenidas con murales y grafitis. Es un lugar abierto las 24 horas, no hay rejas.

Hugo Campos, uno de los organizadores del evento y referente de Vecinos por la Ecología, evocó ante este medio que eran tierras de la chacra de Luis María Saavedra, un comerciante del siglo XIX que da nombre al barrio. Entrado el siglo XX, el Gobierno nacional expropió los terrenos del lado de Ciudad (Saavedra) y Provincia (Vicente López)

Barrio 1° de Marzo de 1948

El objetivo era hacer paseos públicos verdes, así nació el vivero municipal (hoy Parque Presidente Sarmiento). Pero otros sectores se lotearon para viviendas, como los barrios Luis María Saavedra (nombre original Barrio Perón, luego cambiado por la dictadura autodenominada Revolución Libertadora; ubicado entre los Parques Sarmiento y General Paz) y el Barrio 1º de Marzo de 1948 (renombrado Sáenz Peña).

Esa misma dictadura extendió la avenida Triunvirato, fragmentando un sector del Parque Sarmiento, que más tarde dio lugar a las actuales concesiones: embajada de China, CEMIC, Club Belgrano, Platense y Club Sirio Libanés.

“El Barrio Perón es hermano del 1º de Marzo”, señala Campos. “Se diferencian porque el Perón sí se consolidó con la presencia de una escuela, una iglesia, servicio postal e incluso un salón de usos múltiples, hoy usado como mercado chino. En el 1º de Marzo sí está la iglesia (Dulcísimo Nombre), pero no hubo servicio postal, ni SUM, y años más tarde las escuelas España y Grierson suplieron la falta de una escuela central”.

Resalta que el barrio “1º de Marzo” es único por sus espacios verdes y sus casas tipo chalet californiano, con jardín delantero y otro trasero, el cual solía tener una huerta en la mayoría de las casas.

Campos evoca que sobre Galván vivían familias conocidas. Allí residió José María “El Mono” Gatica, un célebre boxeador argentino de la década del ’40 y ‘50 cuya figura pública se asoció al primer peronismo. “Él compraba helados a los nenes del barrio, hacia muestras de boxeo. También era muy amigo de Evita, que lo venía a visitar, porque el cura del barrio también era su confesor. La Fundación Eva Perón solía venir a entregar juguetes. Una vecina de este barrio nos mostraba que tiene todavía la muñeca que Evita le dio en mano”.

“A este barrio le decían Barrio Evita para diferenciarlo del Perón – Cornelio Saavedra, pero esto nos llega por la historia oral, no es que haya documentos”, agrega.

Con estos aspectos icónicos, el Barrio “1º de Marzo” llega hasta nuestros días como un sector destacado de Saavedra. Más allá de la historia iniciática, este territorio es protagonista de disputas y resistencias vecinales.

Durante la actividad, los vecinos repartían volantes tipo manifiesto: “Recuperemos un parque para la Ciudad ¿Sabías que el Club Sirio Libanés quiere seguir usando un espacio verde gratuito por 20 años más? La Ordenanza Nº 46.229 establece que no se podrá otorgar concesión, cesión, transferencia de dominio, tenencia precaria, permiso de uso ni cambio de destino de todo espacio destinado a parque, plaza, plazoleta y de todo otro espacio verde de uso público, se encuentre parquizado, jardinizado o no, perteneciente al dominio público municipal”.

“Ante la inminente audiencia pública del 10 de marzo para la renovación de la concesión por 20 años, convocamos a los vecinos a recuperar el lugar como espacio verde de libre acceso para todos”, añadía el volante. Para ellos, es mejor que ese terreno público esté parquizado y sea parte del tejido del Barrio 1º de Marzo.

En estos años han participado de otras resistencias, como cuando evitaron que el centro de salud CEMIC extendiera Valdenegro, haciendo una calle sobre espacios verdes. También han participado en el Consejo Consultivo Comunal 12 (Saavedra, Villa Pueyrredón, Coghlan, Villa Urquiza) y bregan para que se instale señalética pública para dar cuenta del nombre del barrio.

Entre las fotos históricas exhibidas este domingo, incluyeron una pancarta: “¿Por qué el Gobierno de la Ciudad nunca colocó carteles que identifique a la Plaza 1º de Marzo, a pesar de los reiterados pedidos de los vecinos?”.

Aníbal Molinari, otro de los vecinos organizadores de la jornada, señaló a este medio: “Es posible que se vote en favor de la continuidad del Sirio Libanés, pero nosotros seguiremos con los reclamos para el barrio, donde también se están perdiendo muchas casas, las nuevas casas están hechas sin guardar el estilo tipo chalet, modificando el tejido urbano original, hay que estar alertas para no perder más espacios verdes públicos en concesiones donde no queda claro cuál es el beneficio para la comunidad”.

“Estas luchas continúan, es a largo plazo. Vamos a seguir con esta forma de trabajo que incluye lo educativo, el rescate de nuestra memoria, saber cómo se inició este lugar, sus motivaciones e historias”, concluye.