web analytics

Un equipo, Messi, Di María y un arquero que ataja “sentado en una silla”

Campeón de América
MASAJE TAILANDES
Logo El Barrio PueyrredónLa Selección Campeona de América. El juego en equipo y la reivindicación – que no hacía falta pero increíblemente se hizo tan necesaria – para Lionel Messi y el flaco Di María, “Angelito”. La revancha tarda, pero cuando llega, en ciertas circunstancias es más gustosa. Que sean felices los que se lo merecen, y que sigan con sus amarguras quienes las cultivan día a día. Y un abrazo que dignifica.

Por Ignacio Di Toma Mues

Hace un buen tiempo que perdí la pasión por el fútbol. Ayer – sábado 10 de julio – mientras veía una serie, tenía el celular – a un costado – sintonizado con la Televisión Pública para mirar el partido de reojo. Mi relación con este hermoso juego la conté en otra nota, poco días después de la muerte de Diego Maradona. Con él compartíamos una idolatría: Ángel Clemente Rojas, “Rojitas”.

Miré los últimos 5 minutos (los minutos de descuento) en la televisión. Me alegré por los Lioneles, ambos rosarinos: Messi y Scaloni; por las caras nuevas (por lo menos para mí); por el también rosarino Di María (¿dónde se van a meter las puteadas contra él?) y por el arquero, que en River y Boca le señalaron la puerta de salida cuando era un pibe con sueños.

Como diría Fontanarrosa,  a Damián Emiliano “Dibu” Martínez, en los relatos, hay que acentuarlo en la erre de Marrrrrrrrrrtínez, “ahí radica su fuerza” le explicaría a sus amigos del Bar “El Cairo” en Rosario.

Y me alegré por la inmensa felicidad de la mayoría del pueblo, que es la patria. Y digo la mayoría y no todo, porque seguro, pero seguro, que ayer unos cuantos estaban mascullando su bronca. Y me conmovió el abrazo entre Messi y Neymar, un abrazo que dignifica la competencia deportiva.

Creo que ya nadie – en su sano juicio, y que sepa un poquitito de fútbol, y alguna vez además lo haya jugado – podrá poner en tela de discusión la grandeza de un jugador que hace 18 años juega en la primera del Barcelona y hace 16 que viste la azul y blanca de la Selección Argentina.

Un jugador que tiene en su haber un campeonato mundial sub-20 y una medalla de oro olímpica; que jugó dos finales de la Copa América y una final de la Copa del Mundo, y ahora se consagró campeón en el Maracaná contra Brasil.

Balones de Oro, ligas españolas, campeonatos europeos, 928 partidos en primera división, incluyendo la selección mayor, y 747 goles. Si contamos las divisiones inferiores y los partidos amistosos suman 1298 partidos y 1158 goles. Como diría Maradona: la tienen adentro, los que ya sabemos.

El fútbol, el deporte más lindo…