web analytics

Confirman condena a 20 años de prisión para el violador de Villa Pueyrredón

Las víctimas eran estudiantes de escuelas medias

La Cámara Federal de Casación confirmó la condena a 20 años de prisión contra Sebastián Dos Santos responsable de dos abusos sexuales con acceso carnal, agravados por el uso de arma blanca, ocurridos en Villa Pueyrredón en los meses de mayo y septiembre de 2011.

La Sala IV de la Cámara Federal de Casación rechazó el recurso presentado por la defensa de Sebastián Orlando Dos Santos y ratificó la condena a 20 años de prisión por el delito de abuso sexual con acceso carnal, cometido en dos oportunidades, agravados por el uso de arma blanca.

La resolución del Tribunal de Casación, integrada por los camaristas Gustavo Hornos, Juan Carlos Gemignani y Eduardo Riggi, ratificó la sentencia del Tribunal Oral en lo Criminal 23 que encontró culpable a Dos Santos del delito de abuso sexual con acceso carnal cometido en dos oportunidades en el barrio de Villa Pueyrredón.

El primero de ellos ocurrió el 6 de mayo de 2011 en el parque de la estación ferroviaria y el segundo el 9 de septiembre, en la zona de Griveo y Condarco. Ambas víctimas eran estudiantes de escuelas medias de la zona.

Dos Santos fue acusado de dos abusos sexuales, dos tentativas y el intento de homicidio del policía de la Metropolitana que lo interceptó el 28 de octubre de 2011 en el Pasaje de la Técnica y Altolaguirre, en el barrio de Villa Urquiza, cuando estaba a punto de abusar sexualmente de una joven que escapó y nunca se presentó ante la justicia.

La fiscal Dafne Palópoli, durante el juicio oral, había pedido 24 años de prisión y argumentó que, si bien en uno de los casos no había pruebas concretas (la víctima no pudo reconocer a Dos Santos), tenían suficientes indicios para responsabilizar al imputado de los tres hechos pues todos ocurrieron un día viernes alrededor de las 7 de la mañana, todas las víctimas eran jóvenes estudiantes de secundaria y todas fueron abordadas por un hombre con las características de Dos Santos a punta de cuchillo.