web analytics

El natatorio y el comedor detrás de la intervención en el Álvarez Thomas

Abrazo a la Escuela Alvaresz Thomaas
MASAJE TAILANDES
Familias de la Escuela Alvarez Thomas, del barrio de Agronomía, denuncian que la gestión porteña quiere “arrasar” con todo lo que se construyó en nueve décadas de servicio de la Cooperadora. A un año de la intervención, aseguran que el objetivo del Gobierno de la Ciudad es separar el natatorio del establecimiento educativo y privatizar el servicio de comedor, aún autogestionado.

Por Agustina Cavalanti

El miércoles 22 de septiembre la comunidad educativa de la Escuela Álvarez Thomas se movilizó, por la mañana, a la Supervisión del Distrito Escola 16, en el barrio de Villa Devoto. Y por la tarde realizó un abrazo al establecimiento. Estas acciones se dan al cumplirse un año de la intervención de la Asociación Cooperadora por parte del Ministerio de Educación porteño, a cargo de Soledad Acuña.

Septiembre de 2020. En plena pandemia, ocho trabajadorxs del Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires ingresan a la Escuela Nº4 del D.E. 16 ‘Álvarez Thomas’, del barrio de Agronomía, forzando la cerradura. De esta manera, intervienen la Asociación Cooperadora y toman posesión de sus cuentas, su espacio físico y su depósito de cocina.

Pocos meses antes de la intervención, la justicia había fallado a favor de la comunidad educativa de la escuela ubicada en Terrada al 3900. El conflicto: el natatorio construido hace más de 50 años por la Cooperadora y las familias. La gestión porteña quería quitarle la administración de la pileta y que los niñxs del Álvarez Thomas tuvieran un acceso mínimo y restringido hacia el natatorio.

“La intervención fue ordenada por la ministra Soledad Acuña, en un claro acto de represalia porque ganamos el juicio sobre la pileta. Visiblemente el objetivo fue apuntar a poder avanzar sobre la pileta”, relata Yamila Mathon, mamá de una niña de primaria, ex socia de la Cooperadora.

Septiembre 2021.A un año de la intervención las familias denuncian que el Gobierno de la Ciudad busca subdividir el terreno de la escuela para poder independizar el natatorio.

abrazo a la escuela Alvarez Thomas
Miércoles 22 de septiembre: la comunidad educativa abraza a la escuela Álvarez Thomas

“Claramente quieren hacer una separación de lo que es el establecimiento educativo de la pileta. Si bien la pileta está en terreno de la escuela fue construida totalmente por nosotros, por las familias, por lo tanto, nosotros lo vivimos como una expropiación. Si la pileta se queda a cargo del Gobierno de la Ciudad, pueden arancelarla, privatizarla, destinarla a usos comerciales; y se están apropiando de algo sobre lo que no pusieron un centavo en todos estos años, ni para la construcción ni para el mantenimiento”, afirma Yamila.

A su vez, explica que otro objetivo claro de la toma de posesión del Ministerio es avanzar con el comedor de la escuela, uno de los únicos cuatro comedores autogestionados de la Ciudad. “Si bien aún no llegaron a privatizarlo, en las últimas semanas se dispuso cambiar los productos de verdura y de carne, históricos de la Cooperadora, por empresas designadas, a dedo. Sin ir más lejos, la semana pasada se entregó carne a la escuela de manos de este proveedor, que no es el contratado por la Cooperadora”, manifiesta la mamá.

También denuncia que Ciudad se apropió de los 24 millones de pesos que tenían ahorrados para construir un gimnasio. “No sabemos nada de esos fondos al día de la fecha, porque en todo este año, la interventora Teresa Patronelli nunca nos dio una reunión y nunca hizo un informe sobre el estado de situación y las supuestas irregularidades que ellxs decían habían encontrado y que, por eso, intervenían en la Cooperadora. Patronelli fue designada como gerente de la Cooperadora del Gobierno de la Ciudad, es decir la intervención le sirvió como trampolín, en su ascenso de carrera como funcionaria”, asegura Yamila.

Desde que se decretó la intervención, la comunidad educativa realizó todo tipo de medidas; desde judiciales, hasta reuniones con legisladores del Gobierno de la Ciudad, inclusive con el propio Ministro de Educación de Nación. Además, impulsó distintas acciones para visibilizar la situación, como marchas, abrazos y caravana de autos.

Como consecuencia de la última movilización, ayer por la tarde el director de la escuela recibió a un grupo de padres y madres y se comprometió a averiguar e informar la situación patrimonial de las instalaciones de la pileta. Además, la autoridad ratificó que el plazo de intervención se encontraba vencido y que solo restaba voluntad política para que la Cooperadora vuelva a ser de la comunidad.

“El Gobierno de la Ciudad nos atendió una sola vez, en noviembre del año pasado. No hay elementos para poder haber llevado a cabo una intervención de estas características, no hay ningún faltante de dinero, no hay ninguna denuncia en movimientos de fondos ni de mal funcionamiento. Es importante que la comunidad educativa acompañe y lxs vecinxs también, y agradecemos que sucede. Hemos recibido demostraciones de afecto y de solidaridad”, asevera la mamá.

Y suma: “Seguimos haciendo asambleas y acciones contundentes. No vamos a descansar hasta recuperar la cooperadora, que es nuestro canal de comunicación y de participación. Es lo que corresponde y es para como fueron concebidas. Las cooperadoras no son lugares en que hay funcionarios del Gobierno o representantes del Estado, no, tienen otros hábitos. Las cooperadoras son de las familias y la cooperadora del Alva es nuestra”.