web analytics

Gustavo Lesbegueris: “Registramos algunas falencias en la preinscripción”

A un año de la fallida inscripción escolar online, el titular del área educativa de la Defensoría del Pueblo porteña habla acerca de un nuevo informe elaborado sobre el procedimiento actual, da detalles en relación al informe con las más de 900 denuncias recibidas el año pasado, y critica el convenio de Ciudad con ONGs para absorber la demanda en el nivel inicial.

Por Luciana Aghazarian

Iniciado el período de preinscripción online para el ciclo lectivo 2015, la Defensoría del Pueblo porteña comenzó a recibir inquietudes por parte de algunas familias que estaban realizando el trámite. A partir de ahí, el organismo, que el año pasado recibió más de 900 denuncias por el mismo tema, elaboró un informe preliminar.

Gustavo Lesbegueris, director de Educación, Ciencia, Cultura y Tecnología de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, dice a El Barrio Villa Pueyrredón que se trata de “una aproximación a lo que vendrá en las etapas posteriores”.

Una de las problemáticas que detectaron hasta el momento es que el sistema de inscripción ofrece la alternativa de agregar otras escuelas de preferencia además de las que arroja el formulario en línea, “sin embargo, – dice el informe de la Defensoría – el sistema asigna cinco establecimientos educativos (se presume que cercanos al domicilio familiar y/o laboral consignado) que no pueden ser reemplazados por otros que podrían resultar de interés o preferencia de las familias”.

Por otro lado, el informe observa que para las escuelas de nivel inicial o primario de jornada simple, el sistema informático impide seleccionar distintos turnos de un mismo establecimiento.

Además, en el rango de posibilidades que va construyendo, cuando el aspirante elige determinadas opciones con “probabilidad baja” de asignación, en la pantalla se muestra el siguiente mensaje:

“Atención. La escuela que elegiste en primera prioridad tiene una baja probabilidad. ¿Estás seguro de que querés continuar?”.

Para el nivel inicial directamente avisa que no hay vacantes disponibles para esa opción y ofrece continuar o cancelar.

“Si bien esos alertas no impiden confirmar la escuela elegida por las familias, es probable que en algunos casos actúe como condicionante de esa elección o, incluso, lleve a desalentar la selección de la escuela priorizada por éstas a fin de intentar asegurar vacante en otro establecimiento, sobre todo teniendo en cuenta las serias deficiencias evidenciadas por el sistema en línea el año pasado”, asegura el titular del área educativa de la Defensoría del Pueblo porteña.

Por último, el informe precisa innecesario que el sistema interrogue a la familia que realiza la preinscripción acera de problemas de salud existentes. “Esa pregunta en la actual etapa de inscripción – dice – es innecesaria atento que los legajos de los alumnos se conforman con posterioridad a la asignación de la vacante y no aplica para determinar el orden de prioridad en la asignación”.

De acuerdo al calendario establecido por el Ministerio de Educación porteño ya concluyó la segunda etapa de control y validación de la documentación y a partir del 25 de noviembre se exhibirán los listados con los resultados de los trámites iniciados.

“Recién a partir de ese momento podremos dimensionar si las deficiencias detectadas para el presente ciclo lectivo se subsanaron o persisten.

Seguramente, a partir de los reclamos que recibamos en la Defensoría podremos analizar con más detenimiento y precisión la cuestión, y elaboraremos un nuevo informe que dé cuenta de esta situación”, explica Lesbegueris.
A partir de las 939 denuncias recibidas hasta marzo de este año por parte de familias que habían tenido inconvenientes para acceder a las vacantes tramitadas a través del sistema online, la Defensoría ya había elaborado un informe presentado en mayo último.

De los datos relevados para ese informe se desprendió que una vez iniciado el ciclo lectivo 2014, un 52,8% de familias no había confirmado vacante para sus hijos y/o se registraban “en lista de espera”, un 14,6% manifestó que la vacante que le ofrecían no contemplaba las expectativas de la familia y un 32,5% de los casos informaron haber optado por inscribir a sus hijos en escuelas privadas.

Según la Defensoría y el gremio docente fueron 17 mil los alumnos – de un total de 69 mil- que se quedaron sin vacante para el ciclo lectivo que ya termina, a raíz del mal funcionamiento del sistema de inscripción por internet.

Seis mil quedaron afuera por falta de infraestructura y once mil por no haber sido asignados por el sistema. La cifra luego se fue achicando a partir de la implementación de las aulas móviles.

De cualquier modo, uno de los grandes afectados fue el nivel inicial, razón por la cual el gobierno de Macri comenzó a desviar alumnos sin vacante a los Centros de Primera Infancia (CPI), dependientes del Ministerio de Desarrollo Social, pensados para familias en situación de vulnerabilidad social.

En relación a esta medida, Lesbegueris comenta: “Desde la Defensoría del Pueblo hemos defendido siempre la vigencia de lo establecido en el artículo 24 de la Constitución porteña que establece que la Ciudad asume la responsabilidad indelegable de asegurar y financiar la educación pública en todos los niveles y modalidades”.

Más de 5.000 niños cada año se registran en las llamadas “listas de espera” por falta de vacantes en Jardines Maternales, Escuelas Infantiles y Jardines de Infantes dependientes del Ministerio de Educación.

En este sentido, el titular del área educativa de la Defensoría completa: “En lugar de construir escuelas para absorber esa demanda insatisfecha de matrícula, el Gobierno de la Ciudad decide convenir con ONGs transfiriéndoles responsabilidades y recursos para la apertura de espacios que no son habilitados ni inspeccionados por las dependencias competentes de la Administración en materia de control de instalaciones y en los que se privilegia lo asistencial por sobre lo educativo”, denuncia.

Por su parte, el Gobierno porteño asegura haber construido cuatro jardines nuevos, haber dispuesto aulas modulares en otros seis establecimientos para niños de hasta 5 años y haber refaccionado espacios existentes de otros tres jardines.

Sin embargo, desde la Unión de Trabajadores de la Educación (UTE) dicen que sólo hay dos escuelas de nivel inicial que están siendo construidas en la zona sur. Lo cierto es que recién a fin de año, cuando se den a conocer las vacantes asignadas, se podrá vislumbrar cómo será para familias y alumnos el ciclo lectivo 2015.