Libélula, taller de arte en Villa Pueyrredón

Taller de arte Libélula
El Taller de arte Libélula es un proyecto a cargo de la artista y vecina de Villa Pueyrredón, Silvina Salgado. Ofrece distintas propuestas para niños y adultos.

Por Juan Manuel Castro

La apertura de este nuevo espacio para aprender y compartir está ligada en parte a la propia vida de la responsable y fundadora de Libélula, Silvina Salgado, artista y profesora. “Siempre fue lo que me gustó hacer, mi verdadera pasión. Por motivos familiares tuve que dejar de hacerlo en su momento y luego me dediqué a otro rubro, pero siempre estaba latente la posibilidad de volver a realizarlo. Hoy es un verdadero placer poder dedicarme nuevamente a lo que realmente me apasiona que es el arte”.

Además de vincularlo a su vocación artística, tiene que ver con su arraigo: “Yo vivo en Villa Pueyrredón hace 53 años y no hay muchos talleres con las características con las que a mí me enseñaron”.

El Taller de arte Libélula, fue creado hace 8 meses en Villa Pueyrredón y se dictan distintos talleres y cursos para adultos y niños. “Es un espacio para todas las personas, desde los más chiquitos que empiezan a dar sus primeros pasos hasta para los más grandes que nunca se animaron a tomar clases de arte”, explica al respecto Silvina.

“Está destinado para todos los que les gusta el arte y para que los que piensan que nunca van a poder. Todos podemos aprender, aunque sobre todo los adultos te dicen que ellos no sirven para esto y no es así. Se puede aprender si uno quiere, con mayor o menor esfuerzo, pero se puede”, reflexiona.

A la hora de pensar una propuesta que haga destacar a Libélula, plantea: “Hoy en día es muy normal ver que se enseña entorno a una sola técnica, en cambio en Libélula se va variando continuamente en los niños, porque si no se aburren con mucha rapidez, y tampoco conocen muchas cosas. Se le va mostrando diferentes técnicas y si les gusta te piden repetir. Para los adolescentes se les proponen diversas técnicas y ellos deciden en cuál explayarse. Con los adultos es diferente porque con una charla uno le explica y te dicen quiero probar eso o no, o vienen con la idea directamente desde casa”.

Banner-alquiler-monoambiente

“Uno da una guía y cada uno le pone su idea, su color y su esencia”, reflexiona. “Cuando ven a otro haciendo algo que les gusta, te dicen yo puedo hacer eso y nunca de mí van a recibir un no, todos pueden hacerlo con más o menos facilidad, pero siempre les digo que todo se puede”, cuenta sobre su experiencia.

“No se tienen que frustrar si no les sale bien la primera vez, porque al colegio fueron sin saber leer y esto es lo mismo”, alienta Silvina a seguir adelante para disfrutar del proceso creativo.

Y detalla las propuestas que ofrecen: “Los talleres son los tradicionales en niños con todo tipo de pinturas al agua, dibujo, masas variadas, reciclado, cartapesta, papel maché, decoupage, repujado, collage, manualidades en general, zentagle, pinturas intervenidas, pintura sobre vidrio y demás, ¡hay mucho! Y siempre hasta yo voy aprendiendo y probando cosas nuevas que van saliendo, hay que actualizarse”.

Para los más grandes, se van “desarrollando técnicas que a ellos les interesen e incluso suelen traer ideas desde su casa. Un punto importante es que incorporamos materiales reciclados, sobre todo para inculcarle a los más chiquitos la importancia de del reciclaje y el cuidado del planeta”.

Silvina señala que trabaja con grupos chicos – “para dedicarles mayor atención” – y según las edades son los tiempos de duración de los talleres. “La duración de la clase es de una hora los más chicos, una hora y media los chicos de entre 9 y 14 años y los adultos de dos horas”.

“Llegan se ponen delantal o camisas, y cada uno agarra lo que tiene para seguir o hablamos de la clase anterior” y explica que “tengo organizado que va hacer cada uno con anticipación, algunos pintan en atril y otros trabajan en la mesa”.

Respecto a los más chicos, detalla que “paran a comer unas galletitas, toman el jugo y siguen. También tenemos chicos que están realizando algún tratamiento con una psicopedagoga y tratamos de ayudar desde donde podemos, a veces hablamos con el profesional o con la familia para que desde este espacio también podamos colaborar con su evolución”.

“Yo trabajo con la misma dinámica siempre – menciona Silvina – algunos paran por vacaciones y otros continúan con sus cursos. Arreglamos los horarios con cada uno por si van a la colonia y quieren descansar un rato. Nos vamos adaptando todos al ritmo de las vacaciones”.

“Durante el año ya arreglamos días y horarios fijos de acuerdo a los horarios del colegio y actividades que tengan y trato de ir acomodando por edades”.


Para consultas de talleres y horarios: 15-5712-9599 o @tallerdearte.libelula (Instagram)
error: Contenido protegido!