web analytics

“No sabemos qué escuela habrá el año que viene”

Escuela Gral. Acha
Al cierre del ciclo lectivo, el Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires comunicó la disolución del programa de “Reformulación de Escuelas Primarias de jornada completa”, que tiene docentes de materias especiales del área curricular con modulos de 32 horas en la institución, situación que refuerza el vínculo con el alumnado. La Escuela “General Acha” de Villa Ortúzar es una de las afectadas, y la comunidad educativa está movilizada para evitarlo.

Por Mateo Lazcano

El último viernes 10 de diciembre, cuando la cabeza y la energía de los padres y madres del alumnado de la Escuela Primaria Nº 2 del Distrito Escolar 14 “General Acha” estaba puesta en el receso veraniego, una noticia cayó en forma intempestiva y paralizante. La Dirección de la institución les informaba que el Ministerio de Educación porteño había decidido discontinuar el programa de “Reformulación de Escuelas Primarias de Jornada Completa” que incluye a esta escuela de Villa Ortuzar.

Esta modalidad se puso en práctica como prueba piloto en 1992 (en tiempos de la Municipalidad de Buenos Aires previo a su autonomía) gracias a la ordenanza municipal 45.636/91, y se mantuvo vigente durante tres décadas. Esta normativa permite que estas escuelas tengan un cuerpo docente de materias especiales del área curricular (música, arte, tecnología, educación física, entre otras) con 32 horas, con el objetivo de garantizar la exclusiva en la institución. Toda una novedad para maestros y profesores acostumbrados a trabajar en varias escuelas, con la consecuente merma en la calidad de enseñanza producto de los viajes diarios y la diversidad de grupos.

La ordenanza establece en su Artículo 5º que “los docentes de materias especiales del área curricular participantes
de la experiencia desempeñarán su rol sobre la base de dos módulos de dieciséis (16) horas ‐ sin perjuicio de ser considerado como un cargo unitario‐ sin implicar cambios en la carga horaria de las materias especiales con respecto las prescripciones del curriculum vigente. Durante dicho horario, los docentes realizan tareas vinculadas con el proyecto institucional, capacitación en servicio o al desarrollo de proyectos especiales”.

En paralelo, las “Escuelas de Reformulación”, estaban habilitadas a cambiar sus planes pedagógicos anuales, trabajando de manera conjunta en la trayectoria educativa, y promoviendo talleres y actividades no tan usuales en la estructura escolar clásica, que estimula habilidades en los alumnos y alumnas.

“Esta modalidad es el alma de la Escuela General Acha”, afirma Vera de la Fuente, integrante de la Cooperadora de la institución situada en Roseti 1452 y madre de dos alumnas. “La Escuela de Reformulación se centra en un mayor desarrollo y formulación de actividades curriculares transversales. Plástica, música, tecnología, Educación Física son las que más se desarrollan aquí con esta propuesta. Y es importante mantenerlo porque un artista, por caso, no se forma con un profe que está dos horitas a la semana y se va, sino un trabajo más dedicado y con más tiempo, acompañando todo su proceso de aprendizaje. Y esto ahora queda en riesgo”.


Educación Especial. Escuela 21 de Villa PueyrredónTambién podés leer:
“Es contradictorio que en la ciudad más rica del país, no se pueda sostener la escuela especial”

La comunidad educativa del “Acha” se vio sorprendida ante la decisión del Gobierno de la Ciudad. “Mediante un mail nos plantearon que estaba tomada la medida de disolver las Escuelas de Reformulación. Y nos proponían completar un formulario con dos opciones para que se adapte la institución: ser una Escuela de Jornada Común o de modalidad Bilingüe. Todo esto sin un plan, de la noche a la mañana”, describe Vera.

La principal preocupación ante el cambio es respecto al cuerpo docente de la escuela. “Ellos verían concursados sus cargos, y con la limitación de que ya no podrán tomar las 32 horas semanales, muchos cederían gran parte de sus labores actuales, por lo que está en riesgo su estabilidad laboral”, señala.

Y se suma la gran incertidumbre para las familias de los 300 alumnos y alumnas que concurren a la escuela. “Este no es un tema menor, porque afecta a todo el proyecto pedagógico de la institución. El 23 de diciembre cerró el ciclo lectivo, empezó el receso y no sabemos con qué escuela y con qué plantel docente nos vamos a encontrar en 2022. Nosotros no estamos en contra de enriquecer el proyecto escolar, pero no tiene por qué romperse lo que hay ni hacer que se vayan los docentes”, lamenta.

Para Vera, el momento elegido para comunicar este cambio “no fue casual”. “Esto llega a fin de año y nos encuentra en la incertidumbre”. La comunidad del “General Acha” organizó un “abrazo simbólico” a la escuela el último 15 de diciembre buscando que se frene la decisión, que incluye, entre otras, a la Escuela Primaria N° 27 Petronila Rodríguez de Parque Chas. Mientras tanto, el objetivo de este grupo es conseguir respuestas oficiales del Ministerio de Educación.

“Pedimos que se nos den 6 meses para decidir, con información por escrito, cuáles serían las alternativas. Y al mismo tiempo, tener un período para participar como parte de la comunidad educativa en las decisiones que afecten a la escuela. Deseamos información concreta del objetivo pedagógico que se proponen llevar a cabo con este cambio, el por qué, y qué evaluación pedagógica previa se hizo para darlo de baja”, sostiene la integrante de la Cooperadora.

En ese marco, durante la última semana se presentó una nota con 120 firmas en respaldo a las y los docentes, planteando que la decisión “perjudica la calidad educativa de los niños y niñas que actualmente forman el alumnado”. A esto prometen sumar, en el caso de no tener novedades durante el verano, solicitudes de pedidos de informes mediante legisladores o la intervención de la Defensoría del Pueblo.

“No se entiende por qué se disuelve algo que funcionaba bien y no dicen lo que van a hacer”, enfatiza Vera de la Fuente en relación al misterio y la incertidumbre que envuelve el cierre del ciclo lecto del 2021 en la escuela primaria Gral. Acha de Villa Ortúzar.