web analytics

“Es contradictorio que en la ciudad más rica del país, no se pueda sostener la escuela especial”

Educación Especial. Escuela 21 de Villa Pueyrredón
Patricia Martínez, docente, ex directora de la Escuela Especial y Formación Laboral N° 21 “Rosario Vera Peñaloza” de Villa Pueyrredón, fue entrevistada por Marcela Colcer y Alejandro Anania en el programa “El Amor es más fuerte” que se transmite todos los sábados de 15 a 16.30 por la A.M. 740 “Radio Rebelde”.

En el programa “El Amor es más fuerte”, que se emite por la AM 740 (Radio Rebelde) los sábados de 15 a 16.30 horas, con la conducción de Marcela Colcer y Alejandro Anania, fue entrevistada Patricia Martínez, docente, ex directora de la Escuela Especial y Formación Laboral N° 21 “Rosario Vera Peñaloza” de Villa Pueyrredón.

La docente se refirió a la medida instrumentada por la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña para que los estudiantes se gradúen a los 22 años, cuando antes lo hacían a los 30. En la escuela especial de Villa Pueyrredón esta resolución afecta al 70% de su matrícula, que el año que viene sólo podrá asistir dos jornadas de dos horas por semana. Y que además la asistencia tan restrictiva complica la planificación familiar.


Escuela de Educación Especial en Villa PueyrredónTambién podés leer:
El 70 % de la matrícula de la Escuela Especial 21 tendrá limitada la asistencia a clases

“Es una barbaridad la medida que el Gobierno de la Ciudad pretende tomar sobre la Educación Especial, es una disposición que viene del 2010, pero ya en su momento un grupo de directoras, con la directora del área de ese momento, hicimos un proyecto especial para sostener a los jóvenes y a las jóvenes con discapacidad mental en nuestras escuelas”.

“La realidad es que para jóvenes con discapacidad mental no hay nada fuera de las escuelas de Educación Especial. Tienen un equipo impecable, multidisciplinario, de profesoras de danza, música, educación física, psicomotricidad, terapistas ocupacionales, psicopedagogas, psicólogos, trabajadores sociales, fonoaudiólogos, maestros de educación especial, talleres de carpintería, serigrafía, cerámica, gastronomía, y cada proyecto se hace en base a la singularidad y la particularidad de cada alumno y cada alumna” señaló.

Resaltó que seguramente es caro para el Gobierno de la Ciudad “pero es contradictorio que en una ciudad que hay superávit, y es la ciudad más rica del país, no se pueda sostener la escuela especial” y no se permita “que las y los jóvenes con una discapacidad permanezcan hasta los 30, 35 años, como hasta ahora. Es una barbaridad excluirlos, expulsarlos, es una medida discriminatoria y arbitraria”.

Durante la entrevista en “El Amor es más fuerte” señaló que, de toda la población de educación especial, hay un porcentaje de alumnos que terminan la primaria, con maestra integradora, y otros transitan por la escuela secundaria. Y contó que había un proyecto con el Centro de Salud del barrio, donde iba un grupo de alumnos con una maestra integradora a terminar la primaria de adultos. Y otro grupo, con docentes que estaban en la Walsh (Escuela Media N° 1 de Villa Pueyrredón) que los acompañaban para que transiten la secundaria.

“Pero existe una gran mayoría de jóvenes – aseguró Patricia Martínez – que no pueden hacerlo. Para ellos, nosotros armamos un proyecto especial, que era un proyecto para la vida, de la vida, para transitar la vida, con los recursos que le da la escuela, tomando la singularidad de cada pibe, tomando lo que puede hacer. La escuela siempre aceptó, alojó e incorporó a los alumnos y las alumnas; después se piensa un proyecto para ese joven o esa joven que no tiene adónde ir. Ahora se expulsa a la mayoría, y no tienen adónde ir. ¿Qué vamos a hacer con toda esta población?”

La ex directora de la escuela especial “Rosario Vera Peñaloza” contó sobre la interacción con los comercios y distintos lugares de Villa Pueyrredón “donde los alumnos van a hacer pasantías, ahora con la pandemia estamos como en un paréntesis, pero antes de la pandemia teníamos alumnos que trabajaban y hacían su pasantía en el comedor de la escuela”.

También detalló otras actividades que estaban planificadas para ir a fútbol, a olimpíadas especiales, atletismo, campamentos… “los llevamos por tiempo libre y recreación a Chapadmalal, a Santa Teresita, hay un abanico de posibilidades, trabajamos con la biblioteca popular del barrio, con el Centro (Evangélico) El Buen Pastor para practicar deportes, es una escuela que tiene muchos proyectos y excluirlos es dejarlos en la calle”.

Ya finalizando la entrevista remarcó que los estudiantes, con discapacidades intelectuales, “requieren de una observación permanente, cada alumno y cada alumna, que es única su patología, su dificultad, requiere de un análisis, de una reflexión y de pensar que hacemos para esta persona en particular, que es totalmente distinta y diferente a otra que quizás tiene la misma patología de base, aunque a mi no me gusta mucho clasificar, y para eso hay un equipo multidisciplinario, tan rico y especial, que puede abordar todos estos temas”

Para escuchar la entrevista completa hacer clik aqui.