web analytics

La actuación vuelve a la escena en Villa Pueyrredón: “sin público el teatro no existe”

Carlos Vignola, unipersonal Unico Mundo
Logo El Barrio PueyrredónEntrevista a Carlos Vignola, ideólogo y actor del espectáculo unipersonal que se presenta los viernes 9 y 23 de julio en el Teatro El Alambique de Villa Pueyrredón. ‘Un único Mundo’ es una obra de un solo actor, nueve personajes y una historia de amor en la conquista de América.

Por Agustina Cavalanti

-Sin público el teatro no existe- dice e incentiva a lxs vecinxs a conocer su espectáculo. Carlos Vignola es actor e ideólogo de la obra que inauguró el regreso del teatro presencial en El Alambique de Villa Pueyrredón. ‘Un único mundo’ es un unipersonal, que cuenta una historia de ficción en la conquista de América, es el espectáculo que volvió a darle vida a los escenarios del barrio.

“Está escrita para un solo actor, pero no para un solo personaje, dado que hago nueve personajes diferentes que interactúan entre sí, utilizo el escenario vacío (sin escenografía). Solamente uso un cajón peruano como único elemento escenográfico y un vestuario neutro. El cuento es mío, la dramaturgia y la dirección es de Gabriela Fiore”, relata.

Además de actor, Carlos Vignola es mimo, clown, docente y director de teatro. Asegura que lleva más de treinta y cinco años de profesión. “Ser actor es mi modo de vida, es lo que me da la posibilidad de ser libre, de jugar, de conocerme a mí mismo y a los demás, de llegar al otro, de contribuir (y sé que es apenas un granito de arena) a través del arte a crear una sociedad mejor, más justa, más solidaria, con mejores valores”, enfatiza.

El espectáculo que presenta en el Teatro y Centro Cultural del barrio (Griveo 2350) con funciones los días viernes 9 y 23 de julio a las 20:30 hs, fue estrenado en el Festival Iberoamericano de Teatro de España y participó en más de veinte festivales nacionales e internacionales en Italia, Brasil, México, Uruguay, Perú y Chile.

“Un único mundo” narra la aventura de Don Santiago de Quevedo, un noble español que llega al territorio Azteca para imponer la religión cristiana y colonizar el territorio. Allí conoce a la princesa azteca Xuchitl, y se enamora rápidamente. Con ella, el joven español conoce al pueblo azteca y enfrenta sus sentimientos y convicciones sobre la existencia de un Dios tan cruel que promueva la muerte y la humillación.

Es una de las obras unipersonales más premiadas. Recibió el reconocimiento al Mejor Espectáculo Unipersonal en el II Festival Iberoamericano de Teatro de Mar del Plata (2006); Estrella de Mar (2009) al mejor espectáculo unipersonal dramático; Premio ‘José María Vilches’ (2009-Mención Especial); Premio Mejor Espectáculo del Primer Festival de Teatro de La Rendija Iberoamérica en Escena-Mérida-México (2010); y Primer Premio en el Primer Festival de Teatro ESTESUR (2016).

Luego de un año y medio de inactividad teatral, Vignola volvió a ‘pisar el escenario’, a sentir la energía del público, a darle un nuevo comienzo a su carrera. “Es una gran alegría, el escenario es el espacio natural y primordial de los actores y actrices. Pero además el placer de volver a hacer este espectáculo”, afirma.

Sin duda, lxs trabajadorxs del espectáculo han formado parte de los rubros más afectados por la pandemia. “Lxs artistas estamos acostumbradxs a resistir, sabemos que vivir de esta profesión es un desafío en cualquier época y circunstancia, siempre somos solidarixs y hemos aprendido a reinventarnos”, expresa Carlos.

Así -cuenta- durante el confinamiento estricto, el ejercicio de la docencia en el Instituto Municipal de Teatro de Avellaneda fue lo que le permitió continuar su trabajo, aunque de manera remota.

“También incursioné en el audiovisual, escribí y dirigí una miniserie de trece capítulos ‘El Reglamento’ y trabajé como actor y guionista en ‘Barcos de Tinta’ una micro-ficción que ya lleva tres temporadas. Espero que esta situación se supere lo más pronto posible (es tarea de todxs), seguir trabajando en mi profesión y con varios proyectos en carpeta para realizar”, dice.

Este mes actúa en El Alambique, el espacio cultural que cumple con todos los requisitos necesarios para realizar espectáculos: ventilación certificada, distanciamiento social, localidades limitadas y protocolos de seguridad. Las entradas están a la venta por Alternativa Teatral.

“El aforo es reducido de acuerdo con el protocolo sanitario, la sala esta sanitizada, se toma la temperatura a la entrada, hay alcohol en gel y el espacio entre butacas es de 1,50 m. Lxs vecinxs la van a pasar bien, porque es un espectáculo muy bueno y entretenido, tiene recursos de humor y la historia te deja pensando…”, agrega.

“Se que son tiempos muy difíciles y que hay todavía mucho temor para salir de casa, pero el teatro es uno de los lugares más seguros que existen. Como decía Federico García Lorca: ‘El teatro es una escuela de llanto y de risa y una tribuna libre donde los hombres pueden poner en evidencia morales viejas o equivocadas y explicar con ejemplos vivos normas eternas del corazón y el sentimiento del hombre’”, subraya Carlos Vignola.

El Alambique y el 25 de Mayo anunciaron la vuelta del teatro a sus salas