web analytics

Subterráneo: tarifa en alza, pasajeros en baja

Asbesto Subterráneo porteño
MASAJE TAILANDES
En el mes de octubre la cantidad de pasajeros pagos en el subterráneo de Buenos Aires cayó un 5,5% respecto al mismo mes del año pasado. En los primeros 10 meses, comparado con igual periodo del año pasado, se contabiliza una perdida de 12,5 millones de pasajeros pagos. La tarifa aumentó el 52 %.

Por Ignacio Di Toma Mues

Subterráneo porteño: en los primeros 10 meses de 2019 la caída de pasajeros fue de 12,5 millones respecto a igual periodo de 2018. Una merma del 4,6%. En octubre la disminución alcanzó al 5,5% respecto a igual mes de 2018.

Esta merma seguramente tiene varias aristas. La económica quizás la más importante. Recesión, caída de ingresos y aumento de tarifa. Los conflictos gremiales en los años 2018 y 2019 fueron muy pocos y acotados.

No están contabilizados los pasajeros que viajan gratis: los jubilados/as que cobran la mínima; los que usan el boleto estudiantil (jardín, primario, secundario); personas con discapacidad y sus acompañantes, y los menores de edad. Por otro lado, los pasajeros que realizan su viaje haciendo trasbordo entre varios líneas, están registrados como un “solo” pasajero pago. Por caso, la línea “H”, cruza transversalmente de sur a norte, a las líneas “E”, “A”, “B” y “D”.

Subterráneo: Pasajeros por línea

DISTRIBUCION DE PASAJEROS PAGOS POR LINEA. ENERO A OCTUBRE DE 2019

Es importante destacar que la tarifa del subterráneo porteño aumentó en los último doce meses un 52%. Cinco puntos por arriba de la inflación, que se ubicó en el 47,2%. Actualmente el valor es de $19. En abril de este año, el Jefe de Gobierno Rodríguez Larreta suspendió el incremento – ya autorizado – que la llevaba a $21. Hubiera representado el 68%.

Todas caen menos una…

La Línea “C”, que va de Retiro a Constitución, la cantidad de pasajeros cayó un 9,2%. Hay que tener en cuenta que hoy compite con los Metrobuses de la 9 de Julio y del Bajo, que corren en forma paralela a esta línea. El primero se inauguró en julio de 2013 y el segundo en junio de 2017.

En la “B”, que une la estación ferroviaria de Villa Urquiza con el bajo porteño, donde está el mítico Luna Park, un 6,9%. Y en la “D”, que va de la Av. Cabildo y Congreso, en el barrio de Belgrano, hasta la Catedral Metropolitana, pegadita a la Plaza de Mayo, la merma fue mucho menor: 3,4%.

La “A”, que va de Flores a Plaza de Mayo, registró una pérdida de 2,8%; y la línea “E”, que va del Bajo Flores a Retiro, solo un 1,4%. A pesar de su pésimo servicio, no perdió tanto por la apertura de tres estaciones nuevas en junio de 2019: Correo Central; Catalinas y Retiro. Vale aclarar que estaban terminadas desde 2015. Está fue una obra del gobierno nacional anterior.

Por último, el Premetro, el trencito que recorre los barrios del sur, Soldati y Lugano, y que llega hasta la cabecera de la Línea “E”, pasó de un poco más de un millón de pasajeros a novecientos mil.

La excepción fue la “H”, que une la Facultad de Derecho con el Hospital Penna en Parque Patricios: el caudal de pasajeros creció un 3,4%.

Menos de un kilómetro por año…

En 2011 el subterráneo porteño (incluido el Premetro) – último año de gestión del Estado Nacional – registró 310.667.921 pasajeros pagos, hasta alcanzar en 2018 los 338.903.268. Si hacemos una proyección para todo el 2019, este año se alcanzará un número cercano a los 322 millones. Una merma que orilla los 16 millones. Un promedio de 1.300.000 pasajeros menos por mes.

Desde el año 2009 hasta el 2019 el subte extendió su recorrido en 8,6 kilómetros. Menos de un kilómetro por año. En total se inauguraron doce estaciones en ese periodo. Dos en la “A” en 2013: San José de Flores y San Pedrito y dos en la “B” en el mismo año: Echeverría y Juan Manuel de Rosas. En la “H” fueron un total de cinco: en 2013 Hospitales; en 2015 Las Heras y Córdoba, y en 2018: Santa Fe y Facultad de Derecho.

Pioneros en Sudamérica

En el año 1913 en Buenos Aires se inauguró la primera línea de subterráneos de Sudamérica: la Línea “A”. Entre 1930 y 1944 se inauguraron cuatro líneas. En 1930 la “B”; en 1934 la “C”; 1937 la “D” y en 1944 la “E”.

Transcurrieron 63 años para una nueva inauguración. En octubre de 2007, el entonces Jefe de Gobierno, Jorge Telerman, cortó las cintas de la Línea “H”. Esta obra comenzó en 2001 durante la gestión de Aníbal Ibarra, al igual que las extensiones de la línea “A” y “B”.

Hoy las “vedettes” parecen ser los Metrobuses. Que no son otra cosa que carriles exclusivos para las líneas de colectivos preexistentes.


Fuente: Dirección General de Estadística y Censos, dependiente del Ministerio de Economía de la Ciudad de Buenos Aires.