web analytics

Tango y folclore del barrio para mi barrio

Aldo y Manuel Rusca
Son músicos de Villa Pueyrredón y presentarán por primera vez composiciones propias en el Teatro El Alambique. Aldo tiene E.L.A. y asegura que cantar lo mantiene vivo. El 13 de noviembre subirá al escenario con su hijo Manuel, y habrá una explosión cultural en el barrio. Entrevista con historias, música, desafíos y otras yerbas.

“Escuchame farabute | no te hagás el distraído |
que hay aforo restringido | para esta fecha triunfal |
no sea que a la final |te quedés en la estacada |
dejá de pensar pavadas | y andá sacando la viva |
metete en Alternativa | y asegúrate la entrada. | (
Aldo Rusca)

Por Agustina Cavalanti

“Volvemos al ruedo”, dicen los intérpretes. El próximo 13 de noviembre, a las 20:30 horas vecinos y cantautores de Villa Pueyrredón presentarán un espectáculo presencial con repertorio de tango y folclore en el Teatro El Alambique.

En esta nota dialogamos con Aldo y Manuel Rusca, dos compositores con fuerte identidad musical y poética, que brindarán una noche a pura cultura junto a los músicos Fede La Salvia y Miguel Barci; Cristian Cappelletti en piano; Nicolás Radicchi en contrabajo y Rodrigo Mercado en bandoneón.

Aldo tiene 61 años y, además de cantante, es compañero y escritor de este periódico hace más de 15 años. Su hijo Manuel es intérprete, profesor de canto y, en esta oportunidad, presentará el disco “Loto Blanco”, una compilación que ya se escucha en todas las plataformas. Entrevista a dos músicos del barrio que hacen música para el barrio.

¿De qué se trata el espectáculo que presentarán en El Alambique?

Aldo – Primero presentaremos Rusca+La Salvia+Barci que aparenta un trío, pero en realidad es un cuarteto porque somos dos Ruscas (bromea). Con Fede La Salvia, Miguel Barci, y Manuel haremos un repertorio de raíz folclórica compuesto casi en su totalidad por temas propios. Después Manuel interpretará temas de su primer disco solista “Loto Blanco”. Y para finalizar, vuelvo con una formación más tanguera que se llama Severo Lisanti y su Orquesta de Bolsillo. Conformo un cuarteto con Cristian Cappelletti en piano, Nicolás Radicchi en contrabajo, Rodrigo Mercado en Bandoneón.

Manuel – Voy a hacer tres o cuatro temas míos solo y después con Miguel y Fede, presentaré un vals nuevo.

¿Es la primera vez que suben juntos al escenario?

Aldo – Es la primera vez que compartimos una fecha. Pero no es la primera vez que subimos a un escenario juntos, nos hemos invitado varias veces a los espectáculos…

¿Por qué elijen interpretar Tango y Folclore?

Aldo – Yo me crie escuchando y cantando folclore y tango. Desde muy chiquito me enseñaban canciones, es lo que yo mamé. Por lo tanto, me resulta muy fácil cantarlo con los matices que tiene y creo que me puedo amoldar bastante bien a la estilística de cada forma.

Manuel – Nos tocó estar cerca del tango y del folclore. Además, como músico, los elijo como medio de expresión; porque dicen cosas que otros géneros no. Antes me parecía música de viejo y después bueno, uno se convierte en el viejo… (se ríe).

¿Qué representa la música para ustedes?

Manuel – La música es una forma de contacto con lo emocional y es un canal donde puedo expresar las propias vivencias, las propias ideas.

Aldo – En mi caso, más allá de lo que dice Manuel, la música es lo que me mantiene vivo. El año pasado me diagnosticaron esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad que afecta el sistema nervioso y tengo la respiración comprometida. Mi condición de salud hace que no pueda hacer un montón de cosas. Había decidido dejar de cantar, de actuar, porque estoy muy jodido…

¿Cómo saliste adelante?

Aldo -Un día tirado en la cama, al borde del colapso emocional, me dije: ‘no, tengo que volver a tocar porque si no me voy a morir’, y la verdad es que no tengo ganas de morirme. Me levanté y empezamos a armar el show. Cantar me mantiene ocupado, me mantiene en movimiento y en este momento, me mantiene vivo.

¿Reconectarte con Manuel fue tu otro motor?

Aldo – Sí, el más importante. La música me generó un canal con mi hijo, en el cual estamos muy sincronizados, vibrando en una frecuencia muy parecida los dos, en cuanto a la música, a las letras, a lo que escuchamos. Y para mí, eso es fantástico. Somos una familia que tenemos muy buena relación entre todxs, pero con él se generó un canal a través de la música muy fluido e intenso, compusimos juntos, él me muestra sus cosas, yo le muestro las mías y grabamos.

¿Cómo impactó la pandemia en el trabajo musical?

Aldo – En mi situación fue muy particular porque la pandemia coincidió con mi diagnóstico, entonces es algo que yo no puedo separar. Durante mucho tiempo pensé que lo que me estaba pasando estaba relacionado con el tema del encierro, hasta que terminé internado en junio del año pasado…

Manuel – Yo me encontré solo con mi puñado de canciones y guitarra. En pandemia grabé Loto Blanco, que representa una analogía. Para mí el disco y la idea de hacerlo y de ponerse a hacerlo, fue como algo que a mí me hizo muy bien, que salió de un momento pantanoso, no solo conmigo sino en la vida de todxs. El ingreso económico también fue todo un tema. De lxs 11 alumnxs que tenía en las clases de canto me quedé sólo con dos porque no querían tomar clases virtuales.

¿Este show es un desafío?

Aldo – Es mi primer desafío en mucho tiempo. Creo que la última vez que canté fue en el 2018/2019, hace muchísimo que no toco en una fecha propia. Hace mucho tiempo que no tenemos algo armado así. Tengo la ayuda de él (Manuel) que me insiste y me presiona para que cante y para que haga algo porque yo soy bastante vago para estudiar y para vocalizar. Pero no es de ahora, yo nunca hice calentamiento vocal antes, yo me subo y canto; y me voy acomodando.

Manuel – Hay gente que nace con una cierta virtud. Aldo nació con el don de cantar bien: sin hacer trabajo vocal antes, canta bien igual.

¿Por qué lxs vecinxs deben ir a ver el espectáculo?

Aldo – Creo que no hay mucha gente haciendo música nueva en el barrio y nosotros estamos proponiendo algo novedoso en cierto sentido. Es un espectáculo donde mezclamos géneros y estilos, un espectáculo intergeneracional que es interesante de ver; por eso me gustaría que lxs vecinxs vengan y conozcan la propuesta que nosotros hacemos.

Manuel – El teatro tiene todas las medidas de prevención. Aparte es una buena excusa para conocer uno de los lugares más lindos que tiene Villa Pueyrredón: El Alambique. Les presentamos una propuesta de músicos del barrio, con canciones nuevas para el barrio, en un espacio hermoso, hecho a pulmón.


Aldo y Manuel Rusca en El Alambique
Teatro El Alambique, Griveo 2350 (entre Zamudio y Caracas)
Las entradas se adquieren por Alternativa Teatral