web analytics

Vivito y coleando: “El espectáculo es una vuelta de tuerca hacia la nostalgia, la memoria”

Vivito y Coleando
Entrevista a Carlos March, director y protagonista del unipersonal  “Vivito y coleando”, integrante original de la saga de espectáculos “Vivitos y Coleando” y de “Locos recuerdos” de Hugo Midón. Se presentará el próximo domingo 21 de marzo a las 19 horas en el Teatro El Alambique, que retomó la presencialidad.

Por Mailén Maradei

“No hay flores para adultos y flores para niños. Hay flores”, esta frase que Hugo Midón retomó de Ariel Bufano fue su sello en todos sus espectáculos teatrales. Con un gran sentido del humor y crítica social, el director, actor, maestro y compositor respetaba a los niños como seres pensantes y generaba un vínculo que traspasó a generaciones enteras.

A casi una década de su fallecimiento, Carlos March revive la saga de espectáculos musicales que marcaron un hito en el teatro para todo público con funciones en “El Alambique” el próximo domingo 21 de marzo a las 19 horas.

En 1989 llegaba al canal ATC – hoy la Televisión Pública – uno de los sucesos que marcarían un antes y un después en la historia del teatro musical y para todo público. Roberto Catarineu, Andrea Tenuta y Carlos March interpretaban a unos entrañables payasos.

“Parecía la saga de Rocky, teníamos material para hacer espectáculos con la misma temática. La parte más revolucionaria del teatro de Hugo era que los diálogos, los textos, las letras de las canciones, tenían una poética que abarcaba a todas las generaciones”, recuerda Carlos March sobre la elocuencia creativa que vivía por aquellos años.

Tras el éxito de estos espectáculos, Carlos March siguió rescatando la figura de Hugo Midón a través de seminarios, charlas y homenajes. En 2015, tuvo la oportunidad de participar de la reposición de Vivitos y Coleando 1 y 2 en el Teatro El Picadero.

Junto a Laura Oliva y Roberto Catarineu, la obra estuvo durante mucho tiempo en cartelera. “Se producía algo muy interesante en las funciones; iban tres generaciones a ver el espectáculo. Los niños que había visto el espectáculo en la década de los ‘90, hoy son padres y llevaban a sus hijos. También iban los abuelos. Los adultos cantaban las canciones, las tenían grabadas en sus corazones y en sus memorias”, señala Carlos March.

Al término de este espectáculo, quiso continuar homenajeando a su gran maestro y decidió producir el unipersonal que podrá verse el próximo domingo en “El Alambique”. El destino lo llevó a España donde realizó funciones en Madrid y en Barcelona.

Carlos March, Vivito y Coleando

Fotografía: Alejandra López

“Cruzar el Atlántico no es ninguna pavada. No es fácil llevar este tipo de espectáculos y que inmediatamente el público responda. Yo me animé a hacerlo porque sabía que la gente que conocía el espectáculo y la historia de Hugo Midón iba a ir a verlo”, cuenta.

28 años fueron los que trabajó junto a la dupla Hugo Midón-Carlos Gianni. El actor y director ve como parte de su legado el seguir difundiendo su obra y siempre recuerda la sensibilidad y calidez del director.

“Hugo era una persona muy cálida, sensible y amorosa. Brindaba mucho espacio para que los actores jueguen, propongan, él aceptaba eso y lo utilizaba. Recuerdo haber trabajado con tanta libertad y tranquilidad… cuando falleció hubo un homenaje en el predio de La Rural y se convocaron a todos los actores que habían trabajado con él. Había más de cien actores”, rememora.

Carlos March

Fotografía: Martín Garrocho

Formado en la Escuela Nacional de Arte Dramático, Carlos March desarrolló una carrera prolífica en la que también se destacó en producciones bajo la dirección de Alberto Ure, Lía Jelin y Norman Briski.

La década de los ochenta marcaría sus primeros trabajos con Hugo Midón y Carlos Gianni a través de su participación en “El imaginario”, un especial de TV que se filmó también en ATC. Hoy, el director y actor Carlos March regresa con Vivito y Coleando a una parte fundamental de su carrera y permite revivir la magia de Hugo Midón para toda una generación.

“El espectáculo es una vuelta de tuerca hacia la nostalgia, la memoria. Tiene algo de recuerdo y de nostalgia. Y me hace bien recordarlo y conservarlo en la memoria y en el corazón”, concluye.


Las entradas se compran a través de ALTERNATIVA TEATRAL (ingresar aquí)