Charla de Victoria Montenegro en la Escuelita Deportiva de Villa Pueyrredón

La Escuelita Deportiva de Villa Pueyrredón recibió a la legisladora y nieta recuperada Victoria Montenegro en el Centro Cultural El Molle de la Fundación FALDAD previo a la conmemoración de “El Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia”.

(EBVP) “Hermosa tarde con Victoria Montenegro en una charla a corazón abierto. Emotivo relato de su vida, su familia y el camino hacia la verdad. Los chicos preguntaban y ella con dulzura y claridad les contestaba, cómo fue descubrir que fue criada por el asesino de sus padres y que todo lo que le inculcaron era mentira e intolerancia. Una experiencia que sin dudas, los chicos recordarán y transmitirán” señaló Vanesa Coria directora de la Escuelita Deportiva de Villa Pueyrredón.

Previo a la visita de Victoria Montenegro, nieta recuperada y legisladora de Unidad Ciudadana, los chicos y chicas de la escuelita merendaron, y entre tortas, galletitas, pan casero y gaseosas, preguntaron con mucha curiosidad e interés sobre lo hechos sucedidos durante la última dictadura cívico militar.

El Centro Cultural El Molle, de la Fundación Faldad, fue el escenario del encuentro, que tenía colgadas entre los árboles las tapas y notas de los diarios Clarín, La Nación, y otros, y revistas como Gente, Para Ti y Somos. Todas publicaciones de la época de la dictadura.

Victoria Montenegro habló de su historia, de su madre y su padre, Hilda y Roque, salteños y militantes del PRT-ERP. Relató que ellos fueron secuestrados, y desaparecidos, a principios del mes de febrero de 1976 dos semanas después de su nacimiento.

Victoria fue robada por el Coronel Tetzlaff, jefe del grupo de tareas del Centro Clandestino de Detención “El Vesubio”.

Le contó a los chicos y chicas que se crió con el discurso de los apropiadores, que creía en lo que le habían contado. Sus enemigas eran las Abuelas y Madres de la Plaza de Mayo.

A mediados del año 2000 supo quienes eran sus padres biológicos, fue recuperando su identidad, hasta dejar de ser María Sol Tetzlaff – su identidad de apropiada – para ser Hilda Victoria Montenegro.