web analytics

La Escuelita Deportiva Villa Pueyrredón viajó a Chapadmalal, una experiencia nueva para muchos de sus integrantes

Escuelita Deportiva Villa Pueyrredón
La Escuelita Deportiva Villa Pueyrredón viajó en el mes de noviembre a Mar del Plata con una delegación integrada por 27 niños, niñas y adolescentes. Se hospedaron en el Unidad Turística Chapadmalal a través de un programa del Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación. Los pasajes fueron solventados con lo recaudado con rifas y un festival. Vanesa Coria, su directora nos cuenta la experiencia y las proyecciones para el año que viene.

Por Mateo Lazcano

La Escuelita Deportiva Villa Pueyrredón, que realiza sus actividades en el parque de la estación del barrio desde septiembre de 2016, logró este año dos hitos en su trayectoria: en agosto logró que la Inspección General de Justica la autorizara a funcionar como “Asociación Civil Club Escuelita Deportiva Villa Pueyrredón”; y, entre el 23 y 30 de noviembre, una delegación viajó a Mar del Plata con hospedaje en la Unidad Turística Chapadmalal.

El alojamiento sin costo se logró a través de un programa del Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación para grupos de este tipo. “Lo solicité por mail, y me respondieron a los dos días y a la semana tenía la confirmación. El tema era que los pasajes no estaban incluidos, hubo que conseguir el dinero para que los chicos viajen”, cuenta Vanesa Coria, directora y creadora de la escuelita.

“De la galera armamos una rifa y un festival en la plaza que incluía buffet, y torneos abiertos de fútbol, con un bono contribución. También organizamos un torneo de truco por parejas, con donaciones. Todo en menos de un mes, y pudimos conseguir los 200 mil pesos que necesitábamos para solventar los pasajes”. La incertidumbre fue tal que – señala Vanesa – compraron sólo los pasajes de ida y debieron aguardar a reunir el dinero restante para abonar los de regreso.

De los 27 niños, niñas y adolescentes que viajaron con la escuelita, 15 de ellos no conocían el mar, y otros tenían algunos pocos recuerdos. “Fue una experiencia inolvidable para porque no solo pasamos un lindo tiempo haciendo juegos en la playa, sino que el clima ayudó a que se pudieran meter al mar, y hacer castillos en la arena. También se trajeron caracoles, y se llevaron arena en las mochilas”, asegura Vanesa.

Escuelita Deportiva Villa Pueyrredón
“El grupo quedó fortalecido, el hecho de haber compartido el viaje, la habitación, y la mesa cada vez que desayunábamos, hizo que el grupo se nutra de distintas situaciones. Fue muy enriquecedora la experiencia”, comenta.

Y detalla que “las habitaciones daban directo a la playa. Fuimos al hotel número 1, el más lindo del complejo, que está pegado a la residencia presidencial. Teníamos incluido el desayuno, el almuerzo y la cena, con entrada, plato y postre” mientras que la merienda la compartían en la playa.

La directora de la escuelita destaca la atención prestada por el personal del complejo. “La gerenta del hotel le regaló a cada uno de los chicos una remera hermosa con un estampado adelante que dice Argentina. También les dio un mazo de cartas a cada uno, junto a ropa de cama, toalla y toallón”

El viaje sirvió para reflexionar e inculcar valores y enseñanzas. “Hablamos de la importancia del tema ambiental, de no dejar basura o hasta de levantar la que veíamos en la playa. También les contamos de la creación de los hoteles (construidos durante la primera presidencia de Perón) y la importancia que tenían para los chicos del interior”, destaca.

Vanesa relata una experiencia que sirvió para la reflexión, fue cuando encontraron un teléfono celular en el suelo. “Ahí les explicamos la importancia de ponerse en el lugar de la persona que lo perdió, el esfuerzo que le costó, y la relevancia que el aparato tiene para trabajar. Y tuvimos la suerte que la dueña llamó y vino a buscarlo. Los chicos pudieron ver el agradecimiento de la mujer, que incluso nos ofreció una recompensa, pero nosotros les reiteramos la importancia de devolverlo sin esperar nada a cambio”.


También podés leer:
Escuelita Deportiva: “Los chicos esperaron un año y medio y están contentos”

Cierre del año y objetivos para 2022

Esta semana la Escuelita Deportiva concluirá las actividades del 2021, que por la pandemia recién se reanudaron en octubre. Pero, lo hacen con un sabor agridulce. “Estamos frustrados porque queríamos terminar el año dentro de la cancha de básquet. Pero sin aviso previo el Gobierno de la Ciudad decidió avanzar con el asfalto del suelo, que nos parece genial porque se necesitaba. Pero la obra está estancada y no podremos en estos días volver a pisarla”.

Este sábado 18 de diciembre – desde las 20 horas – será la fiesta de cierre del año en el Club Pueyrredón (ubicado entra Nazca y Terrada). Las actividades volverán entre mediados de marzo y principios de abril, luego de iniciado el ciclo lectivo escolar.

Como cierre de esta nota, Vanesa Coria anticipa que “les estoy escribiendo a los legisladores para hacer las actividades de manera ordenada, en un lugar con baños. Pedí por ejemplo compartir con FALDAD el espacio que tienen en el vivero, que utilizan a la mañana y que cuando vamos nosotros esta sin uso. Otra opción es el polideportivo de la calle Bolivia (a metros de la Av. Albarellos), donde comenzaron a ir colegios en contra turno este año”.