web analytics

“La reapertura del Parque Agronomía es una cuestión de salud pública”

Parque de Agronomía
MASAJE TAILANDES
Logo El Barrio PueyrredónResidentes en Agronomía y barrios vecinos exigen que se habilite el ingreso a este pulmón verde, uno de los más importantes de toda la Ciudad de Buenos Aires. La decisión depende de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires que hasta el momento no mostró interés en hacerlo, denuncia el Colectivo Agronomía Abierta.

Por Juan Manuel Castro

Vecinos de distintos barrios están movilizados para exigir la reapertura del Parque Agronomía, un gigantesco pulmón verde con más de 180 hectáreas ubicado en torno a las avenidas San Martín, Chorroarín y Beiró. Depende de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires, que mantiene las puertas cerradas a la comunidad desde el 20 de marzo de 2020, al inicio del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio (ASPO). También piden la apertura de dos ingresos: por la calle Zamudio y al lado de la estación Arata del ferrocarril Urquiza.

“Quienes estamos movilizados por la causa decimos que el parque es parte de nuestra casa. Allí vivimos muchas actividades importantes para nuestra vida, desde prácticas deportivas hasta reuniones sociales. Hoy, en plena pandemia, la reapertura es una cuestión de salud pública”, señala a este medio Victoria, vecina e integrante del Colectivo Agronomía Abierta. “Es un caso muy particular aparte, una facultad dentro de un parque”, agrega.

Este colectivo vincula a gente de Villa del Parque, del Barrio Rawson, La Paternal, Parque Chas, Villa Ortuzar, Villa Pueyrredón y Villa Devoto. Están involucrados en la causa desde mediados del año pasado, cuando se flexibilizó el ASPO y reabrieron los espacios verdes porteños enrejados.

“Vimos que el Parque Agronomía seguía sin abrir, así que empezamos a juntar firmas para mostrar que había un interés en la comunidad. A fines de 2020 las presentamos ante distintos organismos, incluida la Facultad de Agronomía, que ni siquiera nos dio una respuesta”, evoca Victoria.

En una carta abierta, el Colectivo Agronomía Abierta sostiene: “Este reclamo pondera la calidad de vida de todos los ciudadanos ya que involucra nada menos que el tercer pulmón verde de la ciudad. La Facultad de Agronomía de la UBA mantuvo el predio cerrado por considerarlo un establecimiento educativo atado a la reapertura de clases. Esto desatiende la función concreta y real de parque público que cumplen las áreas verdes del predio desde su fundación”.

Fuentes de la Facultad de Agronomía dijeron que iban a reabrir el predio cuando se inicien las clases. No obstante, la Universidad de Buenos Aires dispuso la cursada online. Además, Victoria sostiene: “Los trabajadores concurren al lugar, lo mismo pasa con algunos estudiantes que dan las últimas materias para recibirse; aun así, está cerrado”.

“Es una situación muy injusta porque la decisión de la decana de la facultad pesa más que la de miles de vecinos que se ven perjudicados por no poder acceder al parque”, asegura Victoria. “El Gobierno porteño asegura que no tiene jurisdicción. No tiene una actitud de hablar entre partes para llegar a una solución, no interviene y deja que esto siga pasando”, lamenta.

Los vecinos del Movimiento Agronomía Abierta se reunieron con autoridades de la Comuna 15, porque el parque se ubica en su territorio. “Nos dijeron que no pueden hacer nada ya que se trata de un predio donde las decisiones las toma la facultad”, resume Victoria.

Hoy martes 6 de abril, a partir de las 18.30 horas, se realizará una “charla – taller” con integrantes de Agronomía Abierta, el Observatorio del Derecho a la Ciudad, la Cátedra de Ingeniería Comunitaria, Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas y la DEFE (Defensoría de Laburantes). “Son los únicos que le han prestado atención a la lucha que venimos sosteniendo”.

Agronomía abierta

En el presente, las personas y familias deben ir a plazas aledañas, como la Nobel (Turín y Bucarest) o Martín Rodríguez (Habana y Argerich). La otra alternativa es el Parque La Isla de La Paternal, donde está proyectada la construcción de 11 torres de 48 metros de altura. “Es una sensación de estar perdiendo espacios verdes en forma constante”, dice Victoria.

“Lo que hoy pasa, en plena pandemia, va en contra de los orígenes mismos del parque. Fue diseñado para que sea el pulmón de toda esta zona”, agrega la vecina. Hablar del Parque Agronomía (antiguo Parque del Oeste) implica retrotraerse a la epidemia de fiebre amarilla, que mató a más de 14.000 porteños entre 1852 y 1871.

Ante esta situación sanitaria, las autoridades municipales y nacionales crearon en 1873 el parque con la idea de garantizar la salud y el esparcimiento de la población. El higienista Guillermo Rawson (quien da nombre al actual sub-barrio lindero al parque) lo sugirió porque eran tierras elevadas. “Un parque es, no digo conveniente, es una necesidad vital (…) para salvar de las epidemias y de la mortalidad excesiva a esta población destinada a ser tan extensa en el porvenir” señaló en ese entonces el Dr. Rawson

Más adelante, se reformuló el diseño y uso del lugar. En 1901 el presidente Julio Argentino Roca decretó la instalación de una Estación Agronómica, Granja Modelo y Escuela Práctica de Agronomía. Luego se convirtieron en institutos superiores de Agronomía y Veterinaria. Ambos devinieron en facultades de la Universidad de Buenos Aires, que logró el domino de los terrenos en la década del sesenta.

En la carta abierta, Agronomía Abierta afirma que el cierre del parque no es un hecho aislado con respecto al vínculo hacia la comunidad. Manifiestan que hay una “privatización que viene sucediendo década tras década y llegó a su punto máximo de decadencia y expresión este último lustro”.

Victoria señala que “empezaron a cerrar puertas y limitar los accesos al parque, incluso cerrarlo más temprano, cambiando las rutinas de quienes lo visitaban”.

La carta detalla que desde 2016 se anularon dos accesos y solicitan su inmediata reapertura. Uno está ubicado al lado de la estación Arata del tren Urquiza. Eso perjudicó a vecinos de Agronomía, Paternal, Devoto, Villa del Parque. Los obliga a dar una vuelta extra por Chorroarín y Beiró para acceder a la estación. El otro acceso es el de la calle Zamudio, que sirve de vínculo con el Barrio Rawson.

Ante estos acontecimientos, el colectivo de vecinos sostiene que la Facultad de Agronomía y el rectorado de la Universidad de Buenos Aires “ignoran” el artículo 69 de su estatuto: “La UBA guarda íntimas relaciones de solidaridad con la sociedad de la cual forma parte”.

“Este parque se creó hace más de 100 años para garantizar la salud pública de la población. Hoy en plena pandemia los vecinos deben irse lejos para disfrutar un poco de verde. Es un contrasentido a la historia y a las necesidades de la comunidad”, concluye Victoria.