La justicia levantó la quiebra de Comunicaciones, 22 años de resistencia y trabajo

Logo El Barrio PueyrredónEl proceso de intervención judicial a punto de concluir luego de 22 años. El juez Fernando D’Alessandro del fuero Nacional y Comercial levantó la quiebra del Club Comunicaciones, y autorizó la elección de la Comisión Directiva con un estatuto reformado que permitirá votar a cerca de 5 mil socios. El hecho histórico y bisagra fue la toma del club el 13 de julio de 2012 por parte de socios e hinchas.

Por Ignacio Di Toma Mues

En los primeros días del mes de julio, el juez Fernando D’Alessandro, del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Comercial N° 7, resolvió “declarar consolidado el pasivo de la entidad”, “aprobar el proyecto de cancelación/pago” de la deuda, “declarar la extinción del Fideicomiso de Administración” y además “estar a lo decidido en materia de reorganización y convocatoria a elecciones en trámite”, que incluye un nuevo estatuto.

Traducido en criollo: el juez levanta la quiebra. De esta manera Comunicaciones se encamina a su total normalización con miras a las elecciones de sus nuevas autoridades que se realizarán en octubre de este año. Hoy el club tiene superávit y cuenta con alrededor de 5 mil socios plenos y 3 mil deportistas federados.

La quiebra del Club Comunicaciones se decretó el 26 de octubre del año 2000 con una deuda de 35 millones de pesos, equivalente a 35 millones de dólares. En esos momentos apenas quedaban unos 900 socios. Iba directo a su liquidación con el remate de sus bienes. Un predio de 19 héctareas valuado en 167 millones de dólares en el año 2006 por la Unidad de Sistemas e Información Geográfica dependiente del Ministerio de Hacienda porteño.

Club Comunicaciones
En esos meses también estaba en una situación similar Racing y generó una movida política muy grande que terminó en la aprobación por parte del Congreso Nacional de la Ley 25.284, que en su primer artículo expresaba que estaban alcanzadas por esta norma las asociaciones civiles cuyo objeto era el desarrollo de la práctica deportiva en cualquiera de sus modalidades, con quiebras decretadas.

Y tenía por objeto, entre otros, continuar las actividades que desarrollan las entidades, a los efectos de generar ingresos genuinos en beneficio de los acreedores y trabajadores de las mismas, mediante un accionar prudente y económicamente sustentable; sanear el pasivo mediante una administración fiduciaria proba, idónea, profesional y controlada judicialmente; superar el estado de insolvencia y recobrar el normal desempeño institucional de la entidad.

En el marco de esta ley, el titular del Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Comercial N°7, Fernando D’Alessandro, designó a las autoridades del órgano fiduciario que tomaría la intervención del club. Estas eran el Dr. Eduardo Fenocchieto, la contadora María Inés Martínez y el ex dirigente de River, Jorge Perillo.

En el año 2012, escribíamos, contábamos, que los socios acusaban a Fenocchieto de sólo poner trabas para el desarrollo y recuperación del Club. Y también sostenían que el juez tenía la postura de entregar el club a la Asociación Mutual de Trabajadores Camioneros 15 de Diciembre. Cabe recordar que D’Alessandro en 2008 rechazó la propuesta presentada para cancelación de la deuda por parte de un grupo de socios (alrededor de un millar) quienes posteriormente conformaron Todos por Comu Asociación Civil.

La política local también intervino. La Legislatura conformó una Comisión Especial para tratar el tema de Comunicaciones. Y en junio de 2011 se aprobó la Ley 3.842 que establecía que el Ejecutivo porteño presentaría ante el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Comercial Nº 7 una propuesta de puesta en valor e inversión suficiente que incluía el pago de la totalidad de la deuda vigente.

En noviembre de 2011, el juez declaró mejor oferta a la presentada por la Mutual de Camioneros por 52 millones de pesos, 12 millones para cancelar la quiebra del club más otros 40 millones a futuro en inversiones para mejorar las instalaciones.

Mientras que la del Gobierno de la Ciudad fue de 26 millones, 12 millones para cancelar la deuda y el resto para la construcción de un miniestadio, además de la cesión por 99 años a una nueva asociación civil formada por los actuales socios del club.

En ese momento, Ariel Venneri, integrante de Todos por Comu, denunció que el ministro de Desarrollo Económico del gobierno macrista, Francisco Cabrera, “se reunió con la Mutual de Camioneros cuando en realidad lo que tenía que hacer era competir con ella. Le preguntamos por qué lo hacía y nos dijo que el club para ellos valía cero y que se juntaban con Moyano por el bien de Comunicaciones para que mejorara la propuesta”. Así se jugaba el partido: con la cancha inclinada.

Pero un hecho bisagra en esta historia se produjo el 13 de julio de 2012 – fecha que luego fue declarada Día Internacional del Hincha de Comunicaciones – cuando un grupo de socios e hinchas, con el apoyo de vecinos y vecinas, tomaron las instalaciones en oposición al fallo judicial que adjudicaba a la Mutual de Camioneros todos los derechos e inmuebles de la institución.

Ante esta situación, los jueces de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Comercial, Gerardo Vasallo, Pablo Heredia y Juan José Dieuzeide, recibieron a los socios del club (organizados como Todos por Comu) y se mostraron interesados en escuchar la propuesta para la recuperación de la institución. Esta acción llevada adelante por los camaristas posibilitó el levantamiento de la toma.

El resultado de esta acción fue la remoción y reemplazo de los integrantes del órgano fiduciario; la revocación del fallo de primera instancia; y la creación de un Comité Asesor Honorario conformado por socios del club.

Los camaristas consideraron en su fallo que: “frente a dos intereses de igual significación, el de los acreedores y el de la entidad debe prevalecer este último, porque esa ha sido la intención del legislador cuando implementó este régimen protectorio especial; evitar el riesgo cierto de desaparición de estas instituciones de hondo arraigo popular en el medio en que están insertas”.

Luego del dictamen de la Cámara, la legisladora de Nuevo Encuentro, Delia Bisutti, integrante de la Comisión especial y vicepresidenta de la Comisión de Deportes, aseguró a nuestro medio: “El juez no quiso sanear el club. Creemos que tanto D’Alessandro como Finochietto tenían la intención de avanzar para que quedara en manos de Camioneros”.

Al frente del Órgano Fiduciario fue nombrado en marzo de 2013 (cargo que ocupa actualmente) Jorge Rapaport, ex Director de Deportes de la Ciudad durante la gestión de Aníbal Ibarra y hombre del club. “A los 10 años venía a la pileta en verano, a los 30 a jugar al fútbol recreativo los fines de semana y a los 40 a jugar al tenis” señaló en 2015, en una entrevista realizada por este cronista, que incluyó una “visita guiada” al club.

La gestión de Rapaport y del Comité Asesor Honorario llevaron adelante inversiones en infraestructura con tres gimnasios nuevos (para los equipos de voleibol masculino y femenino y otro multipropósito con cancha de handball incluida), canchas de padle, canchas de fútbol, remodelación de vestuarios y áreas de juegos para chicos, y recuperación de sectores que estaban totalmente abandonados y otros concesionados a precios irrisorios por el anterior órgano fiduciario.

Instalaciones Club Comunicaciones
Este despegue está directamente vinculado al acuerdo alcanzado con la empresa AUSA para la construcción del túnel de la avenida Beiró y vías del ferrocarril Urquiza. En abril de 2014, Comunicaciones cedió por 25 millones de pesos media hectárea de las 19 que constituyen el predio donde está emplazado, bajo la figura legal de una servidumbre de paso por 99 años. Cabe recordar que la Mutual de Camioneros se quedaba con la totalidad de los bienes del club con apenas 12 millones de pesos.

De dicha suma, 20 millones de pesos fueron a resguardo como previsión para el pago a los acreedores en una cuenta del Banco Ciudad, pesos con los que se adquirieron 945 mil dólares en enero de 2019 y los restantes 5 millones de pesos para inversiones.

En el dictamen del levantamiento de la quiebra, el magistrado consideró que “al resultar la propuesta de pago cancelatoria de la totalidad del pasivo y que los fondos se encuentran convertidos y depositados en dólares estadounidenses, los pagos a efectuarse a los acreedores se realicen en esa misma moneda”

Y  dispuso que las acreencias se convirtieran en la divisa norteamericana a la paridad de enero de 2019. “Luce razonable  – señaló el magistrado – que el beneficio de dicha imposición los beneficie pari passu, y en la medida de la propia inversión que tuvo una finalidad conservatoria”. Una vez cancelada la deuda en su totalidad, según nos informaron, quedarían en las arcas del club alrededor de 100 mil dólares.

Hoy se abre una nueva instancia para esta institución tan querida, no sólo por los vecinos y vecinas de Agronomía, sino por todos los barrios de zonas aledañas: Parque Chás, Villa Ortuzar, Devoto, La Paternal, Villa del Parque, Villa Urquiza, Villa Pueyrredón, y deberíamos continuar con la lista.

Un club fundado en 1931, con 91 años de historia y miles de pequeñas historias en su haber. Ud. amigo y amiga lectora, seguro que tiene una que contar.

Dejar un comentario

error: Contenido protegido!