Osky instalará en Villa Ortúzar un mural en homenaje al músico Martín Carrizo

Osky, mural de Martín Carrizo
El artista Osky Di Biase, especializado en mosaiquismo, instalará un mural de Martín Carrizo en la Plaza 25 de Agosto. Tiempo atrás lo había hecho con una pieza de Gustavo Cerati sobre el Galpón de Ortúzar. “Quiero agradecer a los músicos de rock por todo lo que nos dan”. También realizó una obra de Spinetta en la estación ferroviaria de Villa Urquiza.

Por Juan Manuel Castro

“Escucho rock nacional desde nene. Hoy por hoy quiero agradecer a los músicos de rock por todo lo que nos dan, mi humilde forma de agradecerles es hacer murales y cuadros”, dice el artista Osky Di Biase, creador de célebres obras en el espacio público porteño con la técnica de mosaiquismo.

Entre los más icónicos, se destaca el homenaje a Luis Alberto Spinetta en la estación Villa Urquiza del tren Mitre y el de Gustavo Cerati en el Galpón de Ortúzar, en una de las paredes que da a la Plaza 25 de Agosto (Charlone, Giribone, 14 de Julio, Heredia).

Justamente en ese pulmón verde de Villa Ortúzar instalará en breve una nueva pieza, de dos metros de alto por tres de ancho, en homenaje al recientemente fallecido Martín Carrizo, uno de los bateristas más importantes de la música contemporánea argentina.

Se trata de una imagen blanquinegra del músico constituida por cientos de pedazos de cerámica. “Martin es un grosso de la escena del rock, merecía tener su homenaje. Sus colegas dicen que era buena gente y también era un músico tremendo”, asegura Osky a este medio. La idea es inaugurarlo durante una celebración cultural en septiembre.

Mural de Martín Carrizo por Osky
Carrizo, quien falleció el 11 de enero de 2022 a los 50 años, integró la icónica banda A.N.I.M.A.L., a fines de la década del noventa junto a Andrés Giménez y Marcelo Corvalán. Además, fundó y lideró la banda Pression y fue productor de Cabezones y de Abel Pintos. Fue convocado por Gustavo Cerati y grabaron Bocanada (1999), el primer álbum solista del ex Soda Stereo. También tocó junto a Carlos “El Indio” Solari y Los Fundamentalistas del aire acondicionado.

En 2016 le diagnosticaron Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA), una enfermedad degenerativa que lo alejó de los escenarios y lo postró progresivamente. Buscó tratamientos a nivel local y en el exterior. Su hermana Cecilia “Caramelito” Carrizo dio visibilidad a este padecimiento y se enfocó en ayudarlo de forma constante.

Osky señala que, conmovido por su música y en gesto de respeto y admiración, en 2021 le hizo llegar a Martín una réplica a escala de un mural suyo sobre Gustavo Cerati, cuyo original está emplazado desde 2012 en el Instituto San Roque de Villa Ortúzar; fue el colegio al que asistió el líder de Soda Stereo. Fue, además, una de las primeras obras de Osky.

El regalo a Martín le llegó en un momento muy particular, fue en el tramo final de su larga lucha contra la ELA. “Toda la gestión fue a través de Cecilia, ella vino hasta mi casa en San Telmo y se llevó la réplica del mural. Me dijo que Martín estaba muy agradecido, lo tenía en su habitación. Incluso lo publicó en Instagram, donde se comunicaba con sus fanáticos”, recuerda el muralista.

Al tiempo del fallecimiento de Martín, Osky pensó que “estaba bueno hacer un mural para homenajearlo, que la gente vaya a recordarlo y celebrar su música, algo simbólico para tenerlo presente”.

Habló con Cecilia y, tras el visto bueno, empezó a buscar dónde hacerlo. “En la pared del Galpón de Ortúzar había hecho el mural Vuelta por el universo de Gustavo Cerati. Como Martín admiraba a Gustavo, me pareció bueno que estuvieran juntas ambas piezas. Hablé con la gente del centro cultural y les gustó la propuesta”, recuerda el autor.

Ahora, el muralista se encuentra en la recta final del trabajo. El progreso lo comparte de forma periódica en redes sociales y cuenta a este medio: “Lo hago sobre placas de fibra de cemento, como un rompecabezas. Proyecto la imagen y la traspaso a la placa, que la corto en partes”. Este “rompecabezas” facilita el trabajo, el traslado y la posterior instalación.

Adelanta que la idea es inaugurar el mural durante un gran festejo artístico a concretar en septiembre, preferentemente. “Es para que no haga tanto frío y los vecinos y fanáticos de la música de Martín puedan venir a disfrutar”, indica.

Osky cuenta con gran talento y pericia para llevar adelante estos proyectos, que sirven de reconocimiento a los músicos más destacados de la escena local y embellecen espacios públicos disfrutados por los vecinos. Sin embargo, para él es una forma de retribuir lo que generan estos gigantes del rock.

“Soy un músico frustrado, los que no sabemos tocar nos dedicamos a algo cercano”, sintetiza él para explicar de dónde viene su vocación creadora, la cual complementa al ser columnista de un programa radial sobre música (“Híper historias del rock”, lunes a las 22 por el canal de YouTube Cerati por el Universo).

Asimismo, a pocas cuadras de la Plaza 25 de Agosto es posible seguir disfrutando de la obra de Osky. En una de las paredes de la estación Villa Urquiza de la línea Mitre desde 2015 hay una obra suya en homenaje a Luis Alberto Spinetta.

“Fue una muy linda experiencia que me gratificó mucho. Fue en mis inicios, me mandé de caradura al Ministerio de Cultura de la Nación, que por esa época estaba a cargo de Teresa Parodi. Dejé en la mesa de entradas una carpeta con el proyecto. En esa época vivía por Congreso, el viaje de vuelta fue de 20 minutos. Cuando llegué a casa ese día ya me había contestado Parodi que le había gustado el proyecto, me preguntaba cómo ayudar con el mural”, recuerda.

Mediante una articulación entre Cultura y el Ministerio de Transporte nacional, se llevó adelante este homenaje. “Fue muy gratificante que hayan valorado la propuesta que llevé. Elegí un sitio cercano a donde había vivido Spinetta”, indica.

De todos modos, a más de un lustro de su inauguración, el artista asegura que preferiría mudar la pieza desde ese sector hacia la Plaza Casal de Triunvirato y Roosevelt, el mismo sitio donde estuvo emplazada la estatua a tamaño real de El Flaco, que ahora está dentro de la Sede Comunal 12 de Holmberg y Monroe.

“El lugar donde está el mural está abandonado, muchas veces lo escrachan con aerosol. En frente vive Aníbal Barrios, histórico plomo y ayudante de Spinetta, él se encarga de limpiar y mantener el lugar en condiciones. Yo, agradecido, aparte paso una vez por mes a cuidar o reparar. Pero sería interesante poder moverlo en algún momento a esa plaza, una zona más transitada, ojalá sea una propuesta que prenda entre los vecinos”, concluye Osky.

Instagram: oskydibiasearte

“Quiero que sea un disparador para que generaciones futuras conozcan y escuchen su música”

error: Contenido protegido!