web analytics

Superávit, deuda y ajuste social

MASAJE TAILANDES
Incremento en los pagos de los servicios de la deuda pública y subejecución presupuestaria en áreas socialmente sensibles marcan la política fiscal de la administración de Horacio Rodríguez Larreta. La Legislatura mientras tanto aprobó una ampliación presupuestaria de 23.500 millones de pesos y autorizó a emitir deuda por 305 millones de dólares.

Por Ignacio Di Toma Mues

El Ejecutivo porteño para mantener el equilibrio fiscal ante la megadevaluación del peso, en el primer semestre de este año subejecutó partidas presupuestarias en áreas socialmente sensibles: vivienda; integración social y urbana; integración y transformación de villas; niñez y adolescencia; Ciudadanía Porteña; subsecretaría de hábitat e inclusión; becas estudiantiles; infraestructura y mantenimiento escolar; y asistencia alimentaria y acción comunitaria en escuelas.

Sumadas todas las partidas subejecutadas en estas áreas que involucran a la Jefatura de Gabinete, Ministerio de Educación y Ministerio de Hábitat y Desarrollo Humano, la administración de Vamos Juntos recortó gastos por casi 5.000 millones de pesos.

La propia inflación es una herramienta de ajuste utilizada por la administración de Horacio Rodríguez Larreta. El presupuesto aprobado por la Legislatura a finales del 2017 estimó las partidas con un indice de precios al consumidor del 12 % para todo el año 2018. La Dirección de Estadística y Censos porteña, dependiente del Ministerio de Economía y Finanzas, informó en julio que la variación de precios en los primeros seis meses alcanzó el 16,4%.

Superávit y deuda

En el primer semestre el balance resultó superavitario en 11.858 millones de pesos. Los gastos corrientes y la inversión en obra pública sumaron 101.582 millones de pesos contra una recaudación de 113.440 millones.

En cuanto a la deuda pública, al 30 de junio de este año, en pesos alcanzó los 33.745,3 millones (al 31 de diciembre de 2017 era de 29.576 millones) y en dólares a 1.732,4 millones (al 31 de diciembre de 2017era de 1806,1 millones).

Aunque en dólares disminuyó, la megadevaluación produjo un aumento de la deuda en 23 mil millones, equivalente a dos veces el presupuesto del Ministerio de Hábitat y Desarrollo Humano para todo el año 2018, y a un poco más de la mitad del correspondiente al Ministerio de Educación.

Para ponderar la gravedad de la suba del dólar en la finanzas porteñas, el endeudamiento extra hasta la fecha equivale a una vez y media lo proyectado como recaudación total del impuesto Inmobiliario y ABL.

Cabe destacar que el actual presupuesto preveía pagos para cubrir los servicios de la deuda por 9.800 millones, un 51% más que en el 2017. Ya se ejecutaron en este rubro más de 5.000 millones en el primer semestre, equivalente al 78% de lo erogado en todo el año 2017.

Estas estimaciones quedaron totalmente desactualizadas. El 16 de agosto el oficialismo en la Legislatura aprobó la ampliación presupuestaria enviada por el Jefe de Gobierno, Rodríguez Larreta, por un monto total de 23.500 millones, de los cuales 4.800 millones serán destinados al pago de los servicios e intereses de la deuda pública, que en todo el 2018 sumarán 14.600 millones. Pero no está dicha la última palabra.

Además autorizaron al Gobierno de la Ciudad a tomar deuda por 305 millones de dólares, de los cuales alrededor de 100 millones irán a las obras de los viaductos del las líneas ferroviarias del San Martín (elevación de las vías de Palermo a la Paternal) y Mitre ramal Tigre (elevación entre Dorrego y Congreso), que en principio iba a financiar el Gobierno Nacional.

En el año 2015, los servicios de la deuda equivalían al 2,2 % del total de los gastos; en el 2016 alcanzó al 3 %; en el 2017 subió un escalón más hasta llegar al 3,4 % y en el 2018 las proyecciones los ubican en el 5,8 %.

Espacio público y desarrollo urbano

La vedette de la dupla Rodriguez Larreta – Santilli es el Ministerio de Ambiente y Espacio Publico. En el primer semestre sobre ejecutó su presupuesto alcanzando el 54,6%: 14.857 millones sobre un total de 27.203 millones. La mayor erogación es la concesión del servicio público de recolección de residuos, que en los primeros seis meses se llevó 7.881 millones.

En cuanto al Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte, utilizó el 47,5 % de sus partidas (7.132 sobre un total de 15.034 millones). Subterráneos de Buenos Aires tiene la partida más importante de este ministerio, y en los primeros seis meses requirió fondos por 3.324 millones. La mayor parte se derivó como subsidios a la empresa Metrovías, del Grupo Roggio.

Educación

En el primer semestre la ejecución presupuestaria fue del 47,1%. Las remuneraciones tuvieron una sobre ejecución del 52,4%, el mayor gasto corriente para este ministerio que en el ponderado equivale al 68,4% del total. Esto es así porque a pesar que la paritaria docente se cerró por decreto en el 12%, el presupuesto había sido estimado sin considerar aumentos salariales.

Se observan ajustes importantes en el rubro de las becas estudiantiles, con una paupérrima ejecución del 2,3%; en mantenimiento e infraestructura escolar con una ejecución del 34,9% y en asistencia alimentaria y acción comunitaria con una ejecución del 23,4%. En millones de pesos equivale a una subejecución (o ajuste) de 1.500 millones.

Salud

El Ministerio de Salud ejecutó sus partidas en un 48,6%. En el ponderado de los gastos e inversión, las remuneraciones representan un 73,2% y la ejecución fue del 52% empujados por los aumentos, aunque por debajo de la inflación, al igual que lo ocurrido con educación.

La ejecución en insumos fue del 43,8%; en infraestructura del 40,6% y en el rubro mantenimiento, reparaciones y limpieza un 38,8%.

Si tomamos la inversión y gastos en obras, infraestructura, mantenimiento, reparaciones y limpieza en los hospitales de la Ciudad la ejecución se ubicó en el 39%, y en el caso de gastos de insumos en el 45,15%.

Niñez, adolescencia y ciudadanía porteña

El Ministerio de Hábitat y Desarrollo Humano tiene asignadas partidas por 11.300 millones de pesos. En los primeros seis meses la ejecución alcanzó al 39,7%.

“Con todo derecho Ciudadanía Porteña” es uno de los programas más afectado por los recortes. De los 2.100 millones de pesos asignados el ministerio ejecutó el 23,9 %. Este programa, creado en el año 2005, consiste en un subsidio mensual a través de una tarjeta de compra precargada, emitida por el Banco Ciudad, para la adquisición de alimentos, productos de limpieza e higiene y útiles escolares.

Otra de las áreas afectadas es la Dirección general de Niñez y Adolescencia. Se ejecutó el 32,8 % de sus partidas. Tiene a su cargo programas de protección y asistencia a niños, niñas y adolescentes que se encuentran en situación de vulnerabilidad. Incluye centros de atención; centros de día/noche; paradores y hogares de tránsito; centros de desarrollo integral; centros de acción familiar; casas de niños, niñas y adolescentes; actividades recreativas de integración social y centros de atención a la primera infancia.

Sólo en estas dos áreas (Ciudadanía porteña, y Niñez y Adolescencia) el ajuste fue de 820 millones de pesos.

Integración y transformación en villas

Los programas que están aplicados a integración, inclusión y transformación de villas también sufrieron las tijeras del ajuste fiscal.

Si sumamos las partidas de la Secretaría de Integración Social y Urbana, y el área de integración y transformación de villas, ambas bajo la órbita de la Jefatura de Gabinete de Ministros, y de la Subsecretaría de Hábitat e Inclusión dependiente del Ministerio de Hábitat y Desarrollo Humano, se alcanza la suma extraordinaria de 6.926 millones de pesos, pero la realidad dista mucho de esa cifra. En los primeros seis meses del año sólo se invirtió el 22,7%.

El Instituto de la Vivienda, excluyendo las partidas para la integración y radicación de villas, tiene un presupuesto de 3.414 millones de pesos, de los cuales al 30 de junio se ejecutaron 957 millones, equivalente al 28%.

Los fondos del Instituto destinados para personas de escasos recursos en situación crítica habitacional; para la refacción de “Colonia Sola” (barrio construido en 1889 en Barracas por la empresa inglesa Ferrocarril del Sud, en el que viven cien familias) y para la rehabilitación de la Boca, ascienden a 324,3 millones de pesos y solo utilizó 79 millones. Para créditos para la primera vivienda, microcréditos y PROCREAR apenas invirtió 13,6 millones de los 154,5 millones disponibles para todo el año.

El ajuste en estos rubros vinculados a la vivienda fue de 2.650 millones de pesos.

Un primer semestre para el olvido.


Fuente: Ministerio de Economía y Finanzas de la Ciudad de Buenos Aires