“Polaco Goyeneche, las formas de la noche”

Polaco Goyeneche
Roberto Goyeneche es un ícono del tango y la música nacional. Al cumplirse 25 años de su muerte, en 2019, su sobrino-nieto, cineasta, se propuso la filmación de un documental que recorra su vida, como homenaje al reconocido saavedrense. Testimonios de colegas de renombre y material inédito de su carrera son parte de este film que comenzó a rodarse en septiembre de 2021.

Por Mateo Lazcano

Los grandes artistas pueden haber fallecido, pero su legado se mantiene presente en cada material que los recuerda y permite volver a sentirlos vivos y presentes. Este es el objetivo que se propuso el cineasta y sobrino-nieto de Roberto “El Polaco” Goyeneche, a la hora de decidir la producción de una película que recorra la carrera de esta leyenda del tango y reconocido vecino de Saavedra.

La obra empezó a rodarse en septiembre de 2021, luego de un freno burocrático para su financiamiento, y el que impuso la propia pandemia. Contiene testimonios de decenas de artistas que acompañaron distintos momentos de la trayectoria del Polaco, sumado a imágenes de lugares del barrio en el que vivió y lo identificó por siempre.

Reúne también material inédito de muchas de sus presentaciones, conformando un sentido homenaje a 27 años de su muerte, ocurrida el 27 de agosto de 1994. El documental lleva por título: “Polaco Goyeneche, las formas de la noche”.

Marcelo Goyeneche es el sobrino-nieto del Polaco. Tiene 50 años, es realizador audiovisual e integra el colectivo “Documentalistas de Argentina”. Es el autor de piezas como “Las enfermeras de Evita” y “El batallón olvidado”. Ahora encara su mayor desafío junto al equipo de “Nuevo Cine Films”: llevar al cine un producto que habla de este ícono del tango, al que no pocos sitúan apenas por debajo de Carlos Gardel.

Polaco Goyeneche
“Yo vengo haciendo documentales hace años, y esto es algo que viene como con el destino. En algún momento tenía que abordar este personaje de la familia, y creo que llegó en un momento justo”, reconoce. Una charla con su hermano y Roberto, el hijo homónimo del Polaco fue definitoria.

“Nos pusimos de acuerdo porque hace rato estaba la idea”, rememora. En ese momento, debieron dejarse atrás trabas burocráticas para acceder al financiamiento y la propia pandemia, que casi ponen en peligro su realización.

El paso formal para el inicio de la película fue una convocatoria pública para recopilar material de la vida de una figura que se lució en la segunda mitad del Siglo XX, un momento en el que los registros fílmicos estaban comenzando a expandirse, aunque con baja calidad. La recepción fue positiva y dio impulso a ese momento de génesis de la película.

Yo siempre canté los sentimientos a flor de piel. Sin sentimientos no puede existir nada, no se puede vivir. Es la única manera que tiene el hombre de mirarse hacia adentro” (Roberto Goyeneche)

“Tuvimos mucha repercusión por parte del público, de sus fanáticos. Hallamos material inédito, y a la vez nos topamos con mucho documento familiar también”, confiesa Marcelo. Los videos son de temática variada, e incluyen hasta confesiones de Goyeneche de su intimidad hechas al periodista Jorge Boccanera en el bar San Quintín, de avenida Balbín y Tamborini.

Polaco Goyeneche
También se recordarán los momentos de su vida previos a alcanzar el estrellato, como su infancia, su época como chofer de la línea de colectivos 19 y la transición hacia la carrera artística. Y se mostrarán los distintos homenajes que recibió en Saavedra desde su muerte, otra forma de tenerlo vivo y presente.

Esto es una de las claves de “Polaco Goyeneche, las formas de la noche”: a diferencia de otros documentales en los que contemporáneos a la figura cuentan vivencias o anécdotas, el peso de la obra de Marcelo está en la propia voz del cantor.

“La película busca que el Polaco en primera persona cuente su historia”, señala Marcelo. Por eso, se lo mostrará poco cantando, tal vez un material más común y asequible en el archivo disponible de su vida.

Adriana Varela
Son de la partida figuras del entorno de Goyeneche como Héctor Marconi, Matías Longoni y Adriana Varela. Y en marzo será el turno de los testimonios de Lito Nebbia y Fito Páez. Pasado el tiempo de los reportajes, se espera para los próximos meses el trabajo de edición, que demandará una ardua tarea porque requiere remasterizar muchas de las cintas.

Para la realización de la película, desde un principio, contó con el apoyo del Fondo Nacional de las Artes, el Fondo Metropolitano de las Artes y el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA). Y en 2021 recibió otros dos fuertes espaldarazos.

Por un lado, la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires declaró al documental de Interés Cultural, por considerar que “aborda la vida de uno de los más importantes ídolos populares y representantes de la música ciudadana”. Y por otro, desde lo financiero, fue admitido en el programa de Mecenazgo de la Ciudad de Buenos Aires, que permitirá costear parte de la producción.

El objetivo es llegar para antes de fin de año con la película estrenada, pero Marcelo Goyeneche sostiene que no lo guía ninguna ansiedad o apuro, sino que aspira a mantener la calidad del producto.