“Punto solidario” contra el hambre y el frío en Villa Pueyrredón

Punto Solidario en Villa Pueyrredón
Logo El Barrio PueyrredónEn estos tiempos de crisis a causa de la pandemia, cada vez hay más espacios de entrega de comida y ropa. Uno de ellos se creó hace unas semanas en Nazca y Albarellos. En diálogo con nuestro portal, Julia Dorín, una de sus organizadoras y militante del Partido Comunista Congreso Extraordinario (PCCE), detalla cómo nació la idea y de qué manera funciona.

Por Mateo Lazcano

Un virus desconocido trajo en los barrios de la Ciudad de Buenos Aires un aspecto conocido, aunque muchas veces dejado de lado: la solidaridad. Durante estos meses, se han multiplicado las donaciones, colectas y servicios de este tipo, y Villa Pueyrredón no fue la excepción. En una de sus esquinas más emblemáticas, se desarrolla cada sábado por la tarde un “punto solidario”, con características muy particulares.

En testimonio con nuestro portal, Julia Dorín, una de sus coordinadoras, comentó los orígenes del proyecto, y explicó cómo se vive cada semana esa experiencia. La actividad está a cargo de militantes del Partido Comunista Congreso Extraordinario (PCCE). “Formamos parte de Unidad Barrial Villa Pueyrredón y sostenemos hace un año la olla popular en el Centro Cultural Nunca Más dos veces a la semana”.

“Ese lugar fue, por suerte, llenándose de compañeros y compañeras, y logró un sostén y grupo estable. Al mismo tiempo, el PCCE abrió un punto solidario en La Paternal, pero nos sobraban las donaciones. Entonces, se nos ocurrió que tomáramos ese caudal y nos diversificáramos. Ahí fue que vinimos para nuestro barrio”, reseña Julia.

Eligieron una de las esquinas más reconocidas de Villa Pueyrredón: Nazca y Albarellos, a metros del club 17 de agosto, en cercanías del Barrio San Martín y de la General Paz. “Nos pareció que ahí podía venir mucha gente de las Torres de Albarellos, o los pabellones, así como desde la Provincia”, agrega Julia, quien organiza el proyecto junto a compañeras de la cooperativa Gallo Rojo y del Círculo de Mujeres.

Punto Solidario en Villa Pueyrredón

Decidida la ubicación, se determinó el momento: tomaron los sábados después del mediodía. De las 14 a las 16 horas, horario que estaba libre en la Red de Ollas Populares del Frente de Todos en la Comuna 12, a la que integran. En ese “punto solidario”, se reciben y entregan tanto alimentos no perecederos como ropa. La falta de viandas impide que técnicamente sea una olla popular, aunque el espíritu solidario no es menor.

Además de dar en mano donaciones, el espacio tiene también fines sociales. “La idea no es que vengan y se lleven las cosas. Nosotros entregamos un mate cocido y algo para comer en el momento. Ahí, charlamos, le preguntamos de dónde vienen, y si tienen trabajo”, explica Julia. Asisten personas de distintos lugares, y también vecinos y vecinas de Villa Pueyrredón con trabajo informal con el que lograban sobrevivir, pero que debido al aislamiento obligatorio carecen actualmente de ingresos y deben recibir ayuda para comer.

“A los y las que vienen les consultamos también qué saben hacer, sus habilidades. La idea es armar una especie de bolsa de trabajo, tener un registro de la gente y sus necesidades, y que a través de este espacio puedan formarse vínculos vecinales y a la vez dar ayuda”, comenta la militante del PCCE.

En estos primeros sábados, pese al frío, la respuesta fue notable. “La gente que pasa se sorprende, porque no es común en esta zona ver que se reparte alimento y ropa al aire libre”, explica Julia. Enterados de la iniciativa, la gran mayoría de los transeúntes prometen traer ayuda, y otros, ya conocedores del “punto solidario”, lo están haciendo.

“Hay gente que nos trae alimentos en sus bolsitas, ya preparados. Otros van a comprar a un supermercado situado a metros del lugar, y vuelven con las donaciones. Además, con la cuarentena es muy común que muchos y muchas hayan ordenado sus placards, y separen ropa, por lo que recibimos también muchísima indumentaria, que viene bárbaro ahora que comenzó el frío”, señala Julia.

Cada sábado, después de almorzar, los vecinos y vecinas de Villa Pueyrredón cuentan con una oportunidad solidaria a metros de su casa. Para tratar que otros y otras, que residen muy cerca, pero fueron golpeados por la crisis, tengan ese mismo privilegio. “Ojalá que la pandemia nos deje aprendizajes, y que surja una mayor conciencia solidaria”, cierra Julia Dorín.

Contacto para donaciones


Villa Pueyrredón: Frente a la pandemia y el hambre, olla popular y solidaria

Cooperativa Gallo Rojo, un espacio gastronómico y cultural de Villa Pueyrredón