Punto Solidario de Villa Pueyrredón, un lugar de encuentro, asesoramiento y ayuda

Punto Solidario Villa Pueyrredón
Punto Solidario de Villa Pueyrredón nació hace dos años. Actualmente brinda ayuda y asesoramiento a las familias de la zona que se acercan a la Biblioteca Popular CHE en Albarellos y Argerich. Para recaudar fondos destinados a mercaderías no perecederas lanzaron una rifa que se sorteará el sábado 6 de agosto. También reciben donaciones para el día de las infancias. Entrevista a Julia Dorín, una de las organizadores de este espacio social y comunitario.

Por Juan Manuel Castro

“Este es un espacio de ayuda y también una fuente para la organización de los vecinos”. Así definen a Punto Solidario de Villa Pueyrredón, una iniciativa nacida en pandemia a cargo de vecinos, vecinas y militantes del Partido Comunista Congreso Extraordinario (PCCE), donde se entregan de forma mensual bolsones con alimentos y elementos de higiene a unas 60 familias de la zona.

El primer sábado de cada mes en la Biblioteca Popular CHE (Creando Horizontes Educativos), ubicada en la avenida Albarellos 2995, esquina Argerich, se entrega una bolsa por grupo familiar con 12 productos no perecederos como harina, aceite, yerba, fideos, tomates, lentejas, arroz, polenta, mermelada. También incluyen artículos de limpieza como papel higiénico o jabón.

Estas acciones se costean con el aporte de los propios miembros y con sorteos. En estos días lanzaron una nueva rifa, por un valor de 300 pesos, que se sorteará el sábado 6 de agosto (ver al final de la nota) en la sede de la Biblioteca.

“El día de la entrega la gente llega temprano, tipo diez de la mañana. Les preparamos el desayuno con un mate cocido y facturas que nos dona una panadería de la zona, que está en Nazca y Larsen (La Nueva Palma), o hacemos nosotros un budín. Mientras preparamos las bolsas charlamos, generamos un espacio de trabajo social para ayudar a las familias con otras cuestiones, como la realización de trámites, tiempo atrás fue el ingreso de emergencia y ahora el tema de los subsidios a la luz y el gas”, señala Julia Dorín del Punto Solidario de Villa Pueyrredón.

“Este espacio funciona ya hace dos años, arrancó en el primer año de la pandemia, más o menos en invierno de 2020 empezamos en la calle, en Albarellos y Nazca, entregando alimentos y con un ropero solidario” cuenta Julia.

Además, forman parte de Unidad Barrial Villa Pueyrredón y organizan la Feria Mil Flores en el parque de la estación ferroviaria del barrio, de la que participan emprendedores y emprendedoras de la zona que ofrecen sus productos manufacturados o de reventa.

En los inicios de esta acción solidaria, realizaban una olla de forma semanal, los sábados a la tarde, que se nutría de la experiencia de la olla del Centro Cultural Nunca Más y Unidad Barrial. Esta herramienta resultó de suma importancia para los vecinos y vecinas de la zona, no solo de Villa Pueyrredón, sino también de localidades vecinas de la provincia de Buenos Aires. Muchas de estas personas se vieron afectadas por los efectos del aislamiento social que demandó la pandemia, entre ellos la pérdida o reducción del trabajo.

Más tarde surgió la posibilidad de desarrollar el Punto Solidario en la biblioteca de Albarellos y Argerich. Julia explica que en varias oportunidades la policía les señaló que no podían estar en la calle, pese a tratarse de una actividad comunitaria.

Por aquella época, con la pandemia todavía en pleno auge, la biblioteca no funcionaba con atención al público, por lo cual podían depositar las cajas del ropero solidario. Más cerca en el tiempo, con la institución ya de puertas abiertas nuevamente, esto no continuó, pero sigue la ayuda de este tipo: “Vamos consiguiendo cosas a pedido según lo que necesitan los vecinos”.

“Empezamos a entregar entonces mercadería en forma quincenal y hace cosa de unos tres meses pasamos a un ritmo mensual. Apostamos a dar una bolsa más llena de mercadería. Hay gente que es del barrio, pero también una buena parte viene de provincia. Venir les implica un gasto en transporte o es un día donde no pueden hacer un mango, por eso preferimos hacerlo mensual”, dice Julia.

Así se llega a la dinámica del presente. “Este es un espacio de ayuda, no de asistencialismo. Tenemos un archivo de las familias, donde viven, cuál es su situación. Articulamos con la Red Interdisciplinaria para el Abordaje de Problemáticas Sociales, donde hay profesionales de distintas disciplinas. Ahí hay varios dispositivos, entre ellos asesorías jurídicas y de gestiones. Desde allí acompañamos reclamos por alimentos, corte de servicios, tramites de pensión por discapacidad o jubilación”.

También define al Punto como un espacio que sirve como una fuente para “fortalecer el entramado social y dar una discusión desde lo político, un espacio para la organización de los vecinos”.

“Los días de entrega de alimentos – afirma Julia – se generan debates interesantes, hay quienes manejan más o menos información y siempre resulta nutritivo el intercambio. Se trata de retomar la chanche de reflexionar sobre lo que ocurre a diario, de que los propios ciudadanos estén en un lugar de protagonismo”.

Julia asegura que haber constituido un espacio de encuentro y no una boca de expendio contribuyó a “crear un clima de confianza y compañerismo entre grupos familiares e individuos que vienen al Punto Solidario; es algo que contribuye a mejorar lo comunitario y lo político”.

Para concluir, desde Punto Solidario mencionan que junto a la Feria Mil Flores están organizando un festejo por el Día de las Infancias para el segundo domingo de agosto, seguramente en el parque de la estación del barrio, para lo cual también están buscando donaciones.

Contaron que diseñaron una lista de regalos inclusivos (ladrillos, pelotas, muñecos) para que quienes quieran los puedan donar, entregándolos en la biblioteca o el mismo día del festival. Se pueden poner en contacto por mail o con un mensaje en las redes sociales. El objetivo es calcular de forma correcta para cubrir la cantidad de niños y niñas de las familias vinculadas al Punto Solidario y las demás acciones comunitarias de Villa Pueyrredón.

RIFA SOLIDARIA

Desde el Punto Solidario lanzaron una rifa para la recaudación de fondos para la compra de mercadería no perecedera para las entregas mensuales que reciben alrededor de 60 familias de la zona. Los números (valor: 300 pesos) se pueden adquirir vía correo electrónico: puntosolidariovp@gmail.com o a través de Instagram @punto.solidariovp.

El sorteo, que se realizará el sábado 6 de agosto, tiene los siguientes premios :

  • Una mini-sesion de fotos para tu niñx o grupo familiar, en estudio o exteriores, con 10 fotos digitales de la mano mágica y amorosa de Adela Urman (@adelaurmanph)
  • Una consulta de orientación en temas de crianza y familia junto a Julia Dorin, psicóloga y doula.
  • Un taller de arteterapia de 4 encuentros coordinado por Natalia Ortiz.
error: Contenido protegido!