Taller de historietas en la Biblioteca: “Todos pueden aprender, es solo ponerse a trabajar”

Taller Comics Biblioteca Pueyrredón Sud
En la Biblioteca Popular Pueyrredón Sud, todos los sábados el diseñador gráfico Walter Vázquez enseña a crear comics, un oficio que realiza hace más de 20 años. Este espacio está abierto para grandes y chicos desde los 8 años.

Por Agustina Cavalanti

El comic es un arte, un medio de comunicación, de expresión, una industria. El comic es un oficio. Así lo describe Walter Vázquez, diseñador gráfico y profesor del taller de Comics que dicta hace más de 10 años en la Asociación Vecinal de Fomento y Biblioteca Popular Pueyrredón Sud (Bolivia 4801).

“Siempre tuve la idea de armar un taller, cuando me recibí de diseñador gráfico y luego de estudiar animación cinematográfica, estuve años preparando un programa de trabajo que se fue modificando. Doy clases desde 1999, pasé por muchos centros culturales, algunas universidades, hasta que me vine a vivir a Villa Pueyrredón y tuve la suerte de presentarme en la biblioteca cuando comenzaba la gestión de Alicia, quien viene realizando un trabajo maravilloso para la comunidad desde ese lugar, nos da una libertad y una contención a todos los que damos clases allí de una forma increíble”, cuenta Walter.

El taller está orientado a aprender a dibujar para aplicar esos conocimientos a la creación de historietas. Cualquier persona puede inscribirse, a partir de los 8 años. “Todos pueden aprender a dibujar, es solo ponerse a trabajar como cualquier oficio y requiere la misma práctica que aprender a andar en bicicleta”, señala.

La historieta está considerada como el ‘noveno arte’. Nació casi paralelamente con el cine en 1895. Fue un medio masivo en el siglo XX, que comenzó en los periódicos y continuó en las revistas. Actualmente se publican en formato de libro y se distribuyen en kioscos de revistas y librerías. También se puede acceder a las historietas en formato digital, a través de la pantalla de una computadora, tablet o teléfono celular.

“Dentro de estas páginas uno puede leer historias de diferentes géneros: acción, aventura, romance, terror y un género especifico que nació en los comics: los superhéroes. Hoy hay un boom de lectura de comics japoneses llamados Manga, que son en blanco y negro”, afirma Walter.

Según relata, la lectura de historietas fue un pasatiempo importante durante su niñez. “Además de ser algo accesible (todos teníamos un puesto de diarios en nuestro barrio, y vendían muchas revistas de comics), era algo muy barato. También estaban unos negocios como librerías, que eran los canjes de revistas, podías llevar tus revistas y cambiarlas por otras”, rememora.

Ese pasatiempo lo convirtió en coleccionista, y ser coleccionista lo llevó a empezar a dibujarlas. “Me encanta el oficio”, destaca.

Fue editor de una revista de información llamada “El historietista” (de 2003 a 2005), donde realizaba notas a grandes maestros argentinos que trabajaban en el rubro. Hoy en día dibuja de manera profesional para diferentes mercados, a través de internet.

El Historietista
“La historieta o comic, tiene una gran riqueza en su parte pedagógica y puede ser muy útil para aplicar en las escuelas, ya que es algo muy didáctico y de fácil comprensión”, agrega.

¿Cómo se crea una historieta? El comic es un texto literario y el proceso para construirlo parte de un guion o historia escrita a ser plasmado en imágenes. Esas imágenes – explica Walter Vázquez – se dibujan dentro de cuadritos llamados viñetas, que se colocan uno detrás de otro, tomando la dirección de lectura de izquierda a derecha, y de arriba hacia abajo.

Las viñetas se esbozan en un papel blanco que se denomina página. El dibujo se realiza a lápiz dentro de la página y, luego, se delinea a tinta china. La historieta puede ser en blanco y negro o color, y hoy puede realizarse a través de la computadora de forma medio digital.

¿Querés aprender a dibujar y crear tus propias historias? El Taller de Walter en la Biblioteca Pueyrredón Sud te espera los sábados de 10 a 11.30 horas.

error: Contenido protegido!