web analytics

Las murgas volvieron en vivo a Villa Pueyrredón

Soñafest 2021
El Centro Murga Soñadores de Villa Pueyrredón organizó el sábado 6 de noviembre el SOÑAFEST, un encuentro con murgas y banda de cumbia, que fue disfrutado por cientos de vecinos al aire libre en el Barrio Gral. San Martín. Es la antesala de un verano con “carnavales de cercanía”, se entusiasman los murgueros locales.

Por Juan Manuel Castro

Por primera vez desde el inicio de la pandemia, el sábado 6 de noviembre se celebró en el barrio un festival murguero con público presente. El Centro Murga Soñadores de Villa Pueyrredón organizó un encuentro con cinco murgas y una banda de cumbia al pie el tanque de agua del Barrio General San Martín (Ezeiza y El Gaucho), su histórico sitio de ensayo.

Desde las cuatro de la tarde, se hicieron presentes en el escenario instalado al lado del tanque la Agrupación Murguera A Troche y Moche (Floresta); El Pela y Los Panda (cumbia); Magos de Saavedra; Enviciados por Saavedra; Los Reyes del Movimiento (Saavedra) y Los Caprichosos de Mataderos.

Soñafest 2021
Sobre el gran parque verde que se extiende hacia el lado de la Parroquia Corazón de Jesús, cientos de personas disfrutaron los espectáculos en vivo. La calidad del sonido permitió escucharlos desde lejos sin problemas. Había familias, parejas, grupos de amigos, vecinos sentados en el pasto o con sillas y reposeras. El clima soleado acompañó: fue una tarde primaveral sin agobio.

Por un lado, Soñadores montó entre guirnaldas y banderas una parrilla a precios populares para acompañar el festival. Además, sobre uno de los caminos peatonales había una feria de emprendedores con distintas artesanías y productos.

Antes de empezar el festival y a pedido de Soñadores, el artista Riveros Arte realizó un mural sobre el tanque en homenaje a Diego Maradona, al lado de la pintada insignia de la murga local. En la ilustración hecha con aerógrafo, el “10” se abre paso mientras distintos héroes de las historietas populares (Batman, Superman, Spider-Man) le hacen reverencia.

Homenaje a Diego Maradona
En diálogo con este medio, Eduarzo Zenobi, co-director de los Soñadores, celebró: “Este es el primer evento libre y gratuito que se hace después de lo más duro de la pandemia. Lo pensamos para que la gente del barrio disfrute, se acerque”. El Soñafest, tal como lo bautizaron, fue un evento cultural y también solidario, porque durante la jornada se colectaron alimentos no perecederos, los cuales se utilizarán en ollas populares para asistir a vecinos en situación de vulnerabilidad social.

También podés leer:
Soñadores de Villa Pueyrredón: cumpleaños, disco nuevo y mural restaurado

Esta iniciativa corre por cuenta de las murgas porteñas y comenzó durante el aislamiento social para ayudar a quienes habían perdido sus trabajos o tenían dificultades para acceder a un plato diario de comida. Si bien el panorama sanitario y social es distinto, las ollas continúan activas. “La murga está haciendo donaciones a las familias que más lo necesitan. Seguimos entregando bolsones una vez por mes y colaborando con ollas”, agregó Omar.

Durante su concierto en vivo, Los Magos de Saavedra se refirieron a esta situación social. Entre canciones, Nicolás Poggi, referente de la agrupación, dijo ante el público: “Las ollas murgueras estamos donde tenemos que estar”.

Vuelta al ruedo

Entre los murgueros, la jornada del sábado se vivió como un desahogo y un momento de esperanza. Volver a tocar en vivo ante el público mostró un cambio de época, más cerca de aquella antigua normalidad suspendida por la pandemia. Desde mediados de septiembre, muchas murgas porteñas volvieron a ensayar, con distintos protocolos sanitarios y nunca olvidando que el Covid-19 sigue dando vueltas.

Soñafest 2021
Al respecto, Zenobi de Los Soñadores dijo: “Hay baldosones frente al tanque y los pintamos como un tablero de ajedrez para que haya espacio entre murgueros. Separamos de a 30 o 40 personas para ensayar, somos 250. Están ansiosos porque les toque su turno. Es una alegría que estos ensayos ya sean una realidad”.

Del mismo modo, Eduardo Pastene, director de A Troche y Moche contó: “Hace dos semanas que volvimos a ensayar en nuestro lugar, la Plaza Vélez Sarsfield de Floresta (Avellaneda, Bogotá, Chivilcoy, Bahía Blanca). Estamos rearmándonos luego de casi dos años parados”. Asegura que, como muchas murgas, están en proceso de recuperación: “Estamos con poca gente. El escenario viene bien porque hace tiempo lo estamos trabajando, el piso (bailarines) lo tenemos que seguir laburando”, añadió.

De todos modos, celebró el contexto actual: “Eventos como el de Los Soñadores son algo importante, en nuestra presentación dejamos todo y fuimos muy felices de volvernos a encontrar con el público. Esperemos que de acá en más esta sea la realidad de las murgas”.

Verano 2022: del carnaval alternativo al de cercanía

En la primavera del año pasado, viendo que la pandemia era una realidad de largo aliento, los directores de las agrupaciones murgueras suspendieron los desfiles callejeros del verano 2021, por primera vez desde la vuelta de la democracia (1983). No fue, de todos modos, un verano sin murga. Se consensuó con el Ministerio de Cultura porteño la realización de un “Carnaval alternativo” con streaming, exposiciones de fotos itinerantes en espacios públicos, murales en sitios de ensayo.

La experiencia fue exitosa: mucha gente participó en las propuestas y, como dicen los murgueros, el carnaval “continuó vivo” en cada acción alternativa. Un año después, el panorama sanitario es prometedor. Zenobi explica: “En 2022 salen los carnavales. Nos estamos juntado con las comisiones de carnaval. Se propuso hacer un carnaval de cercanía donde las murgas roten por los barrios de cada Comuna. Acá, en la 12, sería por Villa Pueyrredón, Saavedra, Coghlany Villa Urquiza. Todo con protocolos”.

“Así se garantizan los festejos en las calles, pero sin la necesidad de trasladarse lejos. Antes de la pandemia una murga podía visitar cuatro o cinco barrios en una noche. Quitar ese recorrido vuelve viable la vuelta del carnaval”, añadió. El contexto sanitario permite ilusionarse. Además, los murgueros están expectantes por volver al espacio público con su música en vivo. “Somos artistas callejeros, la calle es lo nuestro”, festeja Zenobi.

De modo similar opina Pastene, de A Troche y Moche: “Están todos los murgueros con sed de murga. Es mucho tiempo sin actividad en las calles. Parecía que no terminaba más, por eso estamos felices de volver al ruedo y que se evalúen todas las posibilidades de un carnaval cuidado”.